14/07/2005

Luján ya tiene Denominación de Origen Controlada

En un acto que se realizó en el Museo Fader, y bajo la mirada de los empresarios vitivinícolas más importantes de la provincia, se celebró la aprobación oficial de la Denominación de Origen Controlada para Luján de Cuyo. Esta legislación supone un gran paso para el sector, es la primera de Sudamérica e implica un gran reconocimiento de nuestros vinos.

Ma. Soledad Gonzalez
sgonzalez@areadelvino.com



Los vinos de Luján de Cuyo ya tienen su DOC bajo el marco de la Ley Nacional 25.163. Ante los popes de la vitivinicultura, se hizo oficial la aprobación de esta ley, en el Museo Guiñazú, Casa de Fader. Esto marca un hito para los vinos de esa zona que vienen abogando por esta decisión desde 1988, cuando se esbozaron las bases de lo que posteriormente sería el Consejo de la Denominación de Origen. Esta DOC es la primera de Argentina y de Sudamérica, lo que supone un gran avance y reconocimiento internacional para la primera zona vitivinícola de Mendoza.

?Desde siempre Luján de Cuyo tuvo una gran tradición en el sector vitivinícola, pero el concepto DOC es más amplio. El vino no sólo procede de un área geográfica perfectamente delimitada, sino que corresponde a variedades de uvas tradicionales, con sistemas típicos de cultivo, técnicas de elaboración y crianza?, comentó en su discurso Alberto Arizu miembro del Consejo de la Denominación de Origen. 

La zona de producción de los vinos amparados por la DOC comprende los distritos lujaninos de: Ciudad, Mayor Drummond, Vistalba, Las Compuertas, Carrodilla, La Puntilla, Chacras de Coria, Perdriel y Agrelo, terrenos que se encuentran entre los 800 y 1.000 metros sobre el nivel del mar.

En la actualidad el departamento de Lujan de Cuyo tiene unas 10.700 hectáreas cultivadas con vid, de las cuales unas 4.200 son variedad Malbec, una de las cepas que se pretende resguardar con esta denominación de origen. Además este régimen ofrecerá protección a las variedades tradicionalmente difundidas como: Cabernet, Merlot, Pinot Negro y Sirah entre las tintas, mientras que entre las blancas se destacarán Semillon, Chardonnay, Sauvignon, Riesling y Pinot Blanco.

?Denominación de origen en vitivinicultura, es la natural consecuencia de la existencia de un producto de calidad con reconocimiento, prestigio y tipicidad, al que ampara un reglamento que lo define y regula,  controlando calidad, producción, elaboración, embotellado, y comercialización dentro de un entorno geográfico determinado? definió Arizu.

Desde el Consejo de la Denominación se definió el reglamento interno de la DOC en el que se establece los principios generales para obtener un producto protegido por esta denominación. Entre los cuidados que desde el viñedo se deberán tener, se incluye la conducción por  espaldera baja, pudiendo tener un producción real por hectárea de 100 quintales. Entre los cuidados dentro de la bodega, el vino -entre otras normas- deberá cumplir un periodo de crianza no menor a 24 meses, contados desde el final de la elaboración, y al menos 12 meses en vasijas de madera, lo que asegura como resultado grandes vinos. 

Un vino es -entre otras cosas- lo que su medio ambiente, variedad y factores le permite ser. Entonces, los vinos que emanen de esta denominación contarán con características muy especiales, que se podrán distinguir entre los vinos de todo el mundo.

Maria Soledad González
sgonzalez@areadelvino.com

 

Ma. Soledad Gonzalez
sgonzalez@areadelvino.com

=