13/02/2020

www.ciudadanodiario.com.ar/

El Plan Vitivinícola 2020 dispone 1.250 millones de pesos para financiar a los productores

Se busca mantener acotados los stocks vínicos para darle previsibilidad y rentabilidad a toda la cadena de valor, y habrá créditos de cosecha y acarreo, anticipos de cosecha y el Banco del Vino




Ayer se realizó la presentación del Plan Vitivinícola 2020, cuyo punto central es el financiamiento para productores viñateros. La cifra comprometida, según anunció el gobernador Rodolfo Suarez, es de $1.250 millones.

Según señalaron, se hará hincapié en tres acciones de política vitivinícola. La primera será el crédito para cosecha y acarreo, a través del Fondo para la Transformación y el Crecimiento (FTyC) y del Banco de la Nación Argentina, para productores vitícolas de la provincia de Mendoza, con un presupuesto de $850 millones. La segunda acción apunta al Programa Anticipo de Cosecha para productores y contratistas de uvas con destino a mosto, con disponibilidad de $400 millones, mientras que la tercera, será la puesta en funcionamiento de un Banco del Vino.

En la presentación, el vicegobernador Mario Abed explicó que es “un esfuerzo grande de todo el equipo de gobierno. Elaboramos un plan para apoyar al productor vitivinícola, que incluya a todos ellos. Las medidas incluyen financiamiento de $1.250 millones para la producción, financiación para cosecha y acarreo, y Banco Vitivinícola. El productor tendrá un precio especial por quintal y el programa se aplicará en todos los oasis productivos de la provincia de Mendoza. Esto es muy claro: no son subsidios sino un programa de financiamiento donde el dinero recibido se devuelve con productos”.

Por su parte, el subsecretario de Agricultura y Ganadería, Sergio Moralejo, brindó más precisiones al respecto. “Hemos dispuesto líneas de créditos a través del Banco Nación por $400 millones a un año de plazo y a una tasa del 20%. De esa tasa, la provincia subsidia 12 puntos mientras que la Nación 8 puntos. El Fondo para la Transformación dispone $300 millones, también al 20%, al que la provincia ha subsidiado 20 puntos. Por otro lado, tenemos el crédito de la elaboración, que es un crédito tradicional, que se hace con fondos del Consejo Federal de Inversiones (CFI), también con el mismo porcentaje donde la provincia subsidia la tasa”, explicó el funcionario.

Y agregó que “esto ha requerido de un esfuerzo fiscal de cerca de $170 millones por parte de la provincia y un aporte de la Nación de $30 millones, que terminan significando cerca de 8 puntos en la tasa del Banco Nación”. 

Dijo también que la entidad bancaria “va a destinar todo su esfuerzo al sector cooperativo, el Fondo para la Transformación a productores de menos de 20 hectáreas y por otro lado el fondeo del CFI, que también lo va a otorgar el Fondo para la Transformación, va con un fideicomiso de garantía”.

Además se ha generado una política de cosecha, acarreo y elaboración de uva para mosto, donde la provincia ha destinado $400 millones.

Banco del Vino

Alfredo Aciar, quien es asesor del Ministerio de Economía, precisó, por su parte, la idea del Banco del Vino: “El esquema pretende asegurar una renta mínima a los tenedores de vino tinto con genéricos de varietales. Todos los que quieran ahorrar vino, emulando un plazo fijo y dejándolo bloqueado por un periodo de tiempo, van obtener una renta por ello”.

“Pretendemos que mejoren los ingresos de los productores o tenedores de vino tinto y así ahorrar 120 millones de litros que hoy están en exceso. Queremos acotar los stock de vino para que el sector tenga mayor rentabilidad y a la vez formar una reserva de vino tinto para cuando disminuye la cosecha por condiciones climáticas u otros temas y así evitar importar vino”, detalló.

La meta será mejorar los ingresos potenciales de los productores y trasladistas, que ofrecen sus productos vitivinícolas en el mercado de traslado. El objetivo de corte es autobloquear 120 millones de litros de vino tinto en Mendoza.

Se mantendrían los stocks vínicos, acotados en niveles que se condicen con precios rentables para productores y trasladistas y se forma una reserva de vino tinto con calidad para hacer frente a pérdidas potenciales de cosecha, por contingencias climáticas y/o sanitarias.

La renta asegurada se pagará en dos cuotas: el 15 de julio y el 15 de enero de 2021, en función de la evolución de la inflación, menos el incremento del precio promedio del vino tinto en el mercado de traslado que publica la Bolsa de Comercio de Mendoza, entre el momento del autobloqueo y las fechas mencionadas.

Crédito de cosecha y acarreo

Con el crédito de cosecha y acarreo se busca la mejora de las condiciones y acceso al financiamiento para que productores vitícolas elaboren la cosecha, como también optimizar los ingresos de productores vitícolas, ya que acceden a una alternativa financiera con menor tasa de interés que las ofrecidas por el mercado.

El Banco de la Nación Argentina destinará $400 millones para financiar a productores cooperativistas con subsidio de tasa del Gobierno nacional y del FTyC, $300 millones destinados a financiar a pequeños productores vitícolas con subsidio tasa del FTyC. y $150 millones destinados a financiar los costos de elaboración con subsidio tasa del FTyC.

Tasa del 20% anual para productores y elaboradores, lo que significa un subsidio del Gobierno provincial de $165 millones, más $30 millones  del Gobierno nacional.

En tanto, el programa de Anticipo de Cosecha y Acarreo tiene un presupuesto de $400 millones y consiste en un anticipo para cosecha, acarreo y elaboración, destinado a productores y contratistas de uvas con destino a mosto. Esto representa una mejora en las condiciones de financiamiento para que productores y contratistas de uvas, con aptitud para la elaboración de mosto, puedan levantar y elaborar su cosecha.

También mejora las condiciones de los productores y contratistas que trabajan viñedos con variedades, con aptitud para la elaboración de mosto, ya que se fija un precio referencial de $8 por kilo.

Además, promueve una mayor diversificación a mosto, para acotar los stocks vínicos. El objetivo es diversificar a mosto el 25% de la cosecha ingresada a bodega en Mendoza.

Así se potenciaría el precio que pagan los establecimientos vitivinícolas o las fábricas de mosto por las uvas con aptitud para mosto, con un objetivo de $7,5 por kilo.

Finalmente, modera la competencia en el mercado internacional al bajar el precio ofertado por exportadores de jugo de uva concentrado, con el objetivo de que no perfore los US$1,100 FOB por tonelada promedio durante la temporada. 

El Gobierno provincial destina $400 millones para financiar el programa a través de Mendoza Fiduciaria SA. Las bodegas que deseen participar deberán inscribirse con sus productores y contratistas, a través de los municipios o de Mendoza Fiduciaria SA, debiendo cumplir con un volumen mínimo de uva a elaborar y financiar de 10.000 quintales.

Mendoza Fiduciaria SA firmará un contrato de crédito con las bodegas participantes, con el objetivo de otorgarles financiamiento para cosecha y acarreo a productores y contratistas, a razón de $200 por quintal, en tanto que el financiamiento para elaboración será de $150 por quintal. Los productores tienen un tope de 3.000 quintales y los contratistas, de 600 quintales.

Las bodegas tienen un tope de 10.000 quintales, y las que participen firmarán un contrato de elaboración con cada productor o contratista, con condición de entregar 60 litros de mosto por cada 100 kilos de uva.

Tanto las bodegas como los productores y contratistas garantizarán el financiamiento con la cesión, en propiedad fiduciaria, del mosto sulfitado elaborado con un tenor azucarino de 222 gramos por litro, como mínimo, más un aforo del 20%. Los productores y contratistas recibirán el financiamiento correspondiente en sus cuentas bancarias en forma semanal, en función de la presentación de los CIUs que certifiquen los volúmenes de uva ingresados por parte de la bodega participante.

Estas elaborarán mosto con el 100% de la uva ingresada y financiada por el Programa, y la devolución del financiamiento podrá hacerse a través de la venta de los mostos cedidos en propiedad fiduciaria. La venta la realizará Mendoza Fiduciaria SA, a través de un mecanismo que garantice la transparencia de la operación.

Quedan excluidos de la operatoria los establecimientos vitivinícolas que registraron importaciones de vino a granel durante los años 2016, 2017 y 2018 y los establecimientos vitivinícolas que registraron una elaboración de mosto propio superior a 15 millones de litros durante 2019.

Fuente: https://www.ciudadanodiario.com.ar/nota/2020-2-6-7-37-9-el-plan-vitivinicola-2020-dispone-1-250-millones-de-pesos-para-financiar-a-los-productores


=