26/12/2019

www.infobae.com

Vinos en lata y atraer a un público más joven: los desafíos que presentará el 2020 para las bodegas

Si bien el vino argentino ostenta muchas fortalezas y pocas debilidades para aprovechar las oportunidades del mercado, el interrogante entre los mayores expertos del sector es si la bebida nacional tendrá éxito al enfrentar sus constantes amenazas. En qué se deberán concentrar los mayores jugadores del mercado




Por Fabricio Portelli para infobae.com

Infobae
entrevistó a muchos de los principales referentes de la industria nacional del vino, en el momento justo para sacar conclusiones por lo realizado a lo largo de todo el año, pero también para enarbolar los objetivos y deseos para el nuevo año que comienza.

Cabe destacar y recordar que la Argentina posee una superficie cultivada con vid de casi 220.000 hectáreas, repartidas en poco más de 24.000 viñedos, en 19 provincias, lo que representa el 3% de la superficie mundial y posiciona al país en el quinto lugar como productor de vinos en el ranking global. Más de 17.000 productores primarios se reparten de Norte a Sur del país y cosechan las uvas para que las más de 900 bodegas elaboren nuestro vino que llega a más de 120 países. La industria vitivinícola genera más de 106.000 puestos de trabajo de manera directa y 280.000 de forma indirecta.

Luego de un año bisagra como fue el 2019, cerrando dos décadas muy intensas y con mucho para celebrar, pero también para corregir, se larga una nueva etapa. ¿Qué se puede esperar para el 2020?

El 2020 es un nuevo desafío ya que finaliza el primer plan estratégico del sector, un plan ambicioso que no cumplió con los objetivos. “Esperamos una pronta salida de esta crisis y estaremos presentes y comprometidos con el próximo gobierno, buscando soluciones a la misma”, expresó Patricia Ortiz, presidente de Bodegas de Argentina, la cámara de la industria del vino de la República Argentina que agrupa a 250 bodegas de todas las zonas vitícolas del país. “Necesitamos entender y analizar las futuras demandas para adaptar nuestra producción a la misma, incluir el uso racional del agua y rever cuál será su financiamiento y su conducción. Confío en que pronto volveremos a crecer y generar el empleo que todos deseamos”, cerró.

(Bodega Familia Zuccardi)
(Bodega Familia Zuccardi)

Asimismo, señaló que para aliviar al sector es clave avanzar con medidas tendientes a reducir retenciones e incrementar los reintegros a la exportación. También es necesario que las provincias que aún no han avanzando con el acuerdo del consenso fiscal de 2017, cumplan con la reducción de la alícuota de ingresos brutos que tanto impacta a las bodegas.

Los referentes de la industria anticipan lo que esperan del año que comienza

“Esperamos un buen 2020. Nuestros vinos están en un altísimo nivel y confiamos mucho en nuestros Malbec, que son un verdadero estandarte, pero también tenemos buenos proyectos con Cabernet Sauvignon, una variedad que hemos cultivado por casi un siglo y que sabemos el extraordinario potencial que tiene”, cuenta Alberto Arizu (h) (director de Luigi Bosca y presidente de Wines of Argentina). Él es un convencido de que deben seguir buscando la más alta excelencia y seguir construyendo su reputación internacional. “También tenemos un nuevo Malbec que reposa en botella desde hace varios meses y esperamos el mejor momento para mostrarlo, proviene de nuestro viñedo Miralejos en Altamira”.

Por su parte, Gastón Pérez Izquierdo (presidente de Bodega Catena Zapata) asegura: “Como parte de una industria agrícola nunca puedo dejar de ser optimista porque finalmente dependemos de lo que nos brinda el suelo y su calidad año tras año. Pero seguiremos trabajando en esta línea de mayor conocimiento de nuestros suelos, estudiando nuestras parcelas, para poder entender mejor nuestros vinos y sus diferencias”.

(Bodega Catena Zapata)
(Bodega Catena Zapata)

Para Rafael Calderón (CEO de Bodegas Bianchi), hay que seguir porque es un negocio a largo plazo, y el camino es con innovación y nuevos lanzamientos. “Vamos a lanzar New Age en lata para expandir las ocasiones de consumo donde el vidrio no puede llegar, y para promover el consumo más individual, además de nuevos proyectos de alta gama con la nueva bodega del Valle de Uco”, afirma. No obstante, también van a seguir apostando al desarrollo del mercado externo, invirtiendo en la medida que se pueda. “Eficiencia con innovación para aumentar la penetración en esos mercados, con más comunicación, más viajes y más promoción, trabajando a la par con los importadores y la prensa”.

Para José Alberto Zuccardi hay muchas incógnitas por develar. “Si es real que se va a generar una política fuertemente exportadora creando condiciones para ello, la industria puede contribuir con un crecimiento de las exportaciones, a pesar de la gran competencia que hay en el mundo del vino”. Están trabajando y creciendo muy firme en la alta gama, y todo ese trabajo a nivel de viñedo y bodega, les genera nuevas e interesantes oportunidades para el futuro.

Francisco Do Pico (director de Relaciones Institucionales de Peñaflor) apuesta a que continúe el crecimiento de la exportación. “Esperamos el apoyo del sector público, con reducción de retenciones, aumentos de reintegros, e inversión en la promoción para traccionar más las ventas, porque en los Estados Unidos la exportación cae, y el consumo de vino argentino también. Por eso es importante reforzar la presencia con publicidad”.

Rafael Calderón, CEO de Bodegas Bianchi
Rafael Calderón, CEO de Bodegas Bianchi

Para el directivo de Peñaflor, en el mercado interno el crecimiento de los vinos económicos va a continuar, al tiempo que esperan un repunte de la económica, y que eso se vea reflejado en un mayor consumo de los vinos varietales para resolver el problema de los excedentes que hay en la cadena de valor. “Sobra uva para los mercados que hay, y es importante poder generar mercado para que no haya estos desbalances en el sector”.

En la misma línea, Roberto Schroeder aporta que “para el 2020 es fundamental ver cuáles serán las medidas que tomará el nuevo gobierno, pero entiendo que hoy, la apertura del comercio y la gestión de baja de aranceles en varios destinos debería ser un objetivo de nuestros representantes, la actividad tiene muchas condiciones para generar divisa y valor agregado”.

Si bien la preferencia por el vino en botella sigue creciendo (10,8% más despachos con respecto al año anterior), aparecen otros envases, como el vino en lata, que llegó, al parecer para quedarse, ya que ha tenido gran aceptación entre los consumidores y son cada vez más las bodegas (más de 10) que adoptan este envase.

Fernando Gouiran, director de Chandon
Fernando Gouiran, director de Chandon

Si bien el desafío es alto, las bodegas que lo intentaron tuvieron respuesta positiva de parte de los consumidores. En Estados Unidos, durante 2018, el vino en lata incrementó sus números: 69% en facturación y 47% en litros con relación al año anterior. “Para el mercado interno tenemos nuevos lanzamientos con todas las bodegas y en distintos segmentos para que ayuden a traccionar las ventas. Se trata de innovaciones en vinos y en packs, como la lata de Dadá 7 espumoso, el primero de su tipo en Argentina”, cuenta Do Pico.

Sin dudas se vienen grandes desafíos, como crecer en exportaciones, continuar trabajando fuertemente en la productividad y calidad de los procesos, y todo bajo la visión de sustentabilidad como driver fundamental del negocio. “Pero la industria necesita actualizar su plan estratégico para la próxima década, con foco en la exportación (Estados Unidos y China), y con acuerdos de libre comercio con el mundo. Debemos llegar al público joven con una propuesta atractiva y amigable, y seguir consolidando y enriqueciendo las propuestas de turismo enológico”, afirma Juan Molina (Managing Director de Salentein).

(Bodega Salentein)
(Bodega Salentein)

Para Moët Hennessy Argentina el 2020 va a ser un año muy importante y especial ya que Chandon cumple 60 años, y lo celebrarán todo el año. “Estamos trabajando en un plan anual para celebrar con todo nuestro aniversario. Tenemos expectativas de continuar creciendo en todas las marcas como lo hemos hecho en 2019 y principalmente con los nuevos lanzamientos e innovaciones que hemos realizado en los últimos meses. Seguiremos tan dinámicos como este año produciendo novedades y experiencias a nuestros consumidores y reafirmando nuestro compromiso de largo plazo con clientes y proveedores”, asegura Fernando Gouiran.

No solo está comenzando un nuevo año; en paralelo a un nuevo ciclo político; sino también la tercera década del milenio. Y el vino argentino ostenta muchas fortalezas y pocas debilidades para poder aprovechar las oportunidades del mercado, enfrentando sus constantes amenazas. ¿Tendrá éxito?



=