27/05/2019

www.marianobraga.com/

5 destinos hot del vino

Un quinteto de rincones poco explorados de la geografía vitivinícola mundial, pero que producen blancos y tintos interesantísimos casi reservados a intelectuales y fanáticos. Acá te cuento cuáles son, por qué están en boga y qué tenés que probar en cada uno.




Cerdeña

Pocos otros lugares en el mundo en el que la Garnacha dé resultados tan hermosos como en la hermosísima (sí, que valga la redundancia) Cerdeña. Enclavada en medio del mar, se trata de la segunda isla más grande del Mediterráneo, después de Sicilia, y repleta de algunos de los viñedos más codiciados de la actualidad.

Más allá de sus intensos tintos a base de Garnacha, la diversidad de cepajes autóctonos es magnífica, con grandes resultados en materia de blancos. Las uvas Vermentino, Torbato y Vernaccia son casi exclusividad local, y descorches infaltables en un paseo por estos pagos.

Cerdeña, ficha técnica
País: Italia
Una bodega que visitar: Sella e Mosca
Para probar: Blancos a base de Vermentino
El dato: Además de vino, la enorme mayoría (se calcula un 80%) del corcho producido en Italia proviene de aquí… y los bosques de alcornoque pueden visitarse también

Maldonado

Es el cuarto productor latinoamericano y, sin embargo, la incursión de Uruguay y sus vinos en el mercado internacional es pura novedad. El departamento de Maldonado extiende la mayoría de sus 4800 km² de superficie sobre las costas continentales del país, poseyendo viñedos de clara influencia oceánica.

Suelos ricos en minerales y la proximidad a los principales centros turísticos rioplatenses han hecho de Maldonado uno de los actuales epicentros del vino uruguayo, con el foco puesto en el Tannat, emblema local, pero con grandes resultados en materia de blancos fragantes y sutilmente minerales.

Maldonado, ficha técnica
País: Uruguay
Una bodega que visitar: Garzón
Para probar: Blancos a base de Alvariño, Sauvignon Blanc y Viognier
El dato: Alquilar un auto desde Punta del Este y recorrer motorizados la región es clave para disfrutar sus paisajes, cerrillos y las vistas hermosas del Océano Atlántico

Martinborough

Apenas 30 viñedos y una ciudad cuyo centro turístico se extiende a lo largo de menos de 10 cuadras. Martinborough es un pueblo vitivinícola llamativamente pequeño si lo comparamos con su fama internacional. Y, claro, el prestigio inigualable de sus Pinot Noir.

Su proximidad a Wellington (a menos de una hora de viaje desde la capital neozelandesa) lo convierte en un gran destino enoturístico durante los fines de semana, haciendo que la reserva previa de turismo por bodegas y opciones de alojamiento sea vital.

Martinborough, ficha técnica
País: Nueva Zelanda
Una bodega que visitar: Ata Rangi
Para probar: Pinot Noir, definitivamente Pinot Noir
El dato: Una parada gastronómica en la bodega Poppies es casi obligatoria, acompañando el almuerzo con su delicioso Riesling seco

Tenerife

Puede sonar increíble, pero los viñedos más altos de Europa están acá, en este arrecife pequeñito, de influencia portuguesa y clara identidad hispana. Es la isla más grande de las Canarias y tiene, hoy, una de las industrias vitivinícolas más pujantes de España, con sus suelos volcánicos y la cepa Listán (en sus variantes tinta y blanca) como escudo.

Se estiman poco más de 7.000 hectáreas en producción, todas prefiloxera, claro, porque acá la virginidad de la tierra y de los horizontes es la constante. Playas exuberantes, escenarios selváticos y una gastronomía de clase mundial terminan de cerrar la ecuación de un destino ineludible para cualquier foodie.

Tenerife, ficha técnica
País: España
Una bodega que visitar: Tajinaste
Para probar: Cualquier tinto elaborado con Listán Negro, una variante roja de la mundialmente famosa uva blanca Palomino, emblema de los vinos de Jerez
El dato: Pocos lo saben, pero acá la producción de quesos es de lo más variada y cotizada, así que el viaje debe completarse, necesariamente, con al menos una escala en alguna quesería local

Walla Walla

La zona es pequeña, pero en apenas 600 hectáreas, las más de 100 bodegas de la región se han encargado de darle un prestigio pocas veces visto al Syrah.

Walla Walla es uno de los puntos más inexplorados dentro del estado de Washington, haciendo que, incluso, muchas de sus etiquetas sean imposibles de conseguir fuera de sus fronteras. Y todo acá es curioso porque, a pesar de su ubicación, al noroeste de los Estados Unidos, el microclima de Walla Walla asegura una fuerte amplitud térmica, pocas lluvias y mayor cantidad de horas de sol al año que en California. El resultado: los tintos de esta zona se han ganado el respeto internacional a fuerza de colores intensos, gran acidez y largo potencial de guarda.

Walla Walla, ficha técnica
País: Estados Unidos
Una bodega que visitar: Garrison Creek Cellars
Para probar: Sus tintos a base de Syrah, mundialmente famosos
El dato: Por su clima, bastante similar al del Valle del Ródano, vale la pena buscar algunos pocos blends blancos elaborados con Marsanne, Roussanne y Viognier, tan típicas de esta zona de Francia

Fuente: https://www.marianobraga.com/blog/5-destinos-hot-del-vino/


=