02/05/2019

NOA - La Gaceta

La importancia de potenciar el turismo del vino

Cosechó miles de cultores a lo largo de la historia. "Hay más filosofía y sabiduría en una botella de vino que en todos los libros", sostenía el químico Louis Pasteur, mientras el poeta Dante Alighieri afirmaba que "el vino siembra poesía en los corazones".




Para el astrónomo Galileo Galilei, “el vino es la luz del sol, unida por el agua”. “Quiero morirme cantando bajo tu parra madura y que me entierren al alba regao de vino mi tumba”, pedía el folclorista Horacio Guarany. Pero no solo es sinónimo de amistad o de buenos momentos compartidos. El vino y el turismo se han dado un abrazo hace ya tiempo en Argentina. El crecimiento del enoturismo pasó del 5% al 7% el año pasado.

Esta actividad ayuda a paliar la situación complicada de la vitivinicultura en nuestro país, según le comentó a nuestro Suplemento Rural uno de los fundadores de Bad Brothers Wine Experience. El más afectado es el productor primario, por lo que se debe trabajar mucho para mejorar la rentabilidad de los que menor escala tienen. “Acá, en Cafayate, y en general en los Valles Calchaquíes, por suerte la situación está mejor y trabajamos de manera permanente en la calidad de los vinos... debemos afianzar aún más el valor agregado en la producción del vino a través del enoturismo, algo que ya se hizo mucho en la región, pero debemos seguir mejorando”, dijo.

El titular de la Cámara de Bodegas y Viñedos de Tucumán sostuvo que uno de los desafíos, quizás el más difícil de todos, es lograr que los tucumanos tomen los vinos que se producen en nuestra provincia, pese a que estos cuentan con una buena aceptación en Buenos Aires y Mendoza. Destacó que junto al Instituto de Desarrollo Productivo de Tucumán llevan adelante el Proyecto de Enoturismo; se organizan visitas a las bodegas, se hace degustación y se conocen los viñedos y bodegas.

Tucumán cuenta con 18 bodegas que producen vinos a más de 2.000 metros de altura; más de 90 etiquetas comercializan las bodegas locales; del total de etiquetas, 31 corresponden a malbec; la superficie plantada de uva malbec asciende a 50 hectáreas. En 2017, según datos oficiales, se produjeron 300.000 litros de vino malbec en el Valle Calchaquí. Una buena parte de las bodegas se halla en la zona de Colalao del Valle.

El turismo del vino podría convertirse en uno de los motores de la economía provincial. Uno de los escollos más significativos es la infraestructura vial deficiente que dificulta el paseo por la llamada “Ruta del vino”. Desde hace más de una década, el tramo de la ruta N° 307, entre Tafí del Valle y Amaicha, se halla con condiciones deplorables. La ruta provincial N° 352, que conecta Hualinchay (a 18 km de San Pedro de Colalao) con Colalao del Valle, abierta a fines de 2013 y actualmente abandonada, podría haber tenido una gran importancia en el desarrollo comercial y turístico de la provincia, pero también cultural porque en este antiguo Camino de las Arcas hay siete yacimientos arqueológicos de gran valor. La obra había quedado inconclusa porque no se llegó a construir el puente sobre el río Santa María para acceder a Colalao. En esa zona yacen otros tesoros arqueológicos, como los de la cultura Cóndor Huasi en El Pichao, poblado ubicado a ocho kilómetros de Colalao, y a pocos kilómetros se halla la Ciudad Sagrada de Quilmes.

El enoturismo podría potenciarse aún más en Tucumán si hubiese una política de Estado sostenida en esta materia que comenzara por mejorar los accesos a los lugares, así como su infraestructura, para su promoción.

Fuente: https://www.lagaceta.com.ar/nota/804830/opinion/importancia-potenciar-turismo-vino.html


=