09/04/2019

www.lagaceta.com.ar/

96 puntos para un vino calchaquí

"Es un reconocimiento muy importante, pero no es algo aislado sino que viene de la mano de las buenas críticas que venimos recibiendo por parte de periodistas, de críticos locales, de bodegueros colegas, de sommeliers".




Es un espaldarazo, un golpe de fuerza y energía en un mundo como el del vino, que está cada vez más competitivo”, responde Matías Etchart cuando se le pregunta sobre la importancia de las clasificaciones de los críticos internacionales.

La última añada de su vino Amar y Vivir, la 2017, acaba de recibir 96 puntos del crítico Tim Atkin. La anterior, la 2016, había cosechado 94 puntos, permitiendo que los vinos de las Valles Calchaquíes entren en el radar internacional. A pesar de eso, dice Matías, él aún no ha exportado ni una sola botella de sus vinos. “Estas puntuaciones repercuten muchísimo a nivel internacional, en el interés por la venta del vino, pensando en la exportación que, aunque todavía no lo hicimos en nuestro caso, hace que se agilicen las tratativas que venimos teniendo. Pero, más allá de eso, la calificación viene a ratificar lo bueno que se viene haciendo”, opina.

Nieto del legendario Arnaldo Etchart -que en 1938 empieza a aportar al desarrollo vitivinícola en Cafayate, Salta, con Bodegas Etchart y más adelante con la bodega San Pedro de Yacochuya-, Matías decidió recolectar la experiencia familiar y comenzar a hacer vinos hace ocho años, con plantaciones ubicadas en la Quebrada San Lucas, también en Salta. Comenzó desde cero. En poco tiempo logro grandes reconocimientos para el vino del Valle Calchaquí.

“La asociación Wines of Argentina invita a las bodegas argentinas que quieran participar de las críticas internacionales y convoca a los críticos. Esta es nuestra segunda experiencia. Y, más allá de la puntuación en sí, lo que es muy valioso son las descripciones que hacen los críticos en base a las sensaciones que les produce el vino. Creo que esa es la mayor riqueza y lo que nos da más satistacción”, finalizó.

 

El Cheval des Andes premiado cuesta $2.400

 

James Suckling es el crítico que acaba de darles 100 puntos a vinos argentinos de Mendoza.

> Gualtallary
Tres de los cuatro vinos de puntaje perfecto provienen de un terroir “mágico”, como lo define Alejandro Lahitte. Se trata de Gualtallary, un paraje que comienza a covertirse en un destino fetiche en el mundo de las uvas. “Si Dios pensó en hacer un lugar en el mundo para plantar viña, pensó en Gualtallary. Acá se da todo, el suelo nos da identidad para hacer vinos totalmente distintos y bien identificables. También la altura, el clima, la brisa, eso hace que sea una zona súper sana”, describió alguna vez Juan Pablo Michelini, enólogo de Zorzal Wines, en una entrevista con Diario Uno de Mendoza. Allí nacieron el Catena Zapata Adrianna Vineyard River Stones 2016 y el Gran Enemigo Single Vineyard Gualtallary Cabernet Franc 2013 (ambos 100 puntos Parker) y el Adrianna River Stones 2017, que este año se alzó con 100 puntos Suckling.
Ubicado en el valle de Uco, dentro del departamento de Tupungato, en este suelo mendocino de Gualtallary los viñedos se ubican entre los 1.100 y los 1.500 metros sobre el nivel del mar. Sus suelos son de origen marino, pedregoso, con una gran concentración de carbonato de calcio. El clima se caracteriza por la gran amplitud térmica.

> Adrianna Vineyard River Stones Malbec 2017
PRODUCTOR: Catena Zapata
CORTE: 100% Malbec
ALCOHOL: 14,1%
LUGAR DE ELABORACIÓN: Viñedo Adrianna: Gualtallary, Valle de Uco, Mendoza.
ALTURA: 1.366 m.s.n.m.
BARRICADO: 24 meses en barricas de roble francés.
PRECIO: $ 4.480,00
Este vino lleva el nombre de una pequeña parcela cubierta por piedras ovaladas blancas, que pertenecieron al lecho de un antiguo río. La abundancia de piedras facilita un drenaje óptimo y la adaptación a temperaturas extremas. Los malbecs provenientes de suelos calcáreos son extraordinariamente aromáticos, concentrados y opulentos. Este vino puede beberse joven o luego de varias décadas.

> Cheval des Andes 2017
PRODUCTOR: Terrazas de los Andes + Château Cheval Blanc.
CORTE:  62% Malbec  / 38% Cabernet Sauvignon.
HISTORIA: El Cheval des Andes se elabora desde 2011; actualmente la colección consta de 15 etiquetas que salieron a la venta, hasta 2015. Esta última obtuvo 98 puntos Suckling y la 2016, 99. La añada 2016 está pronto a salir al mercado y la 2017 saldrá en 2020. “Este es el mejor Cheval des Andes que jamás se haya hecho. La integración de la fruta, la acidez y los taninos es fantástica. Puede estar a la altura de su bodega hermana en Burdeos, el viñedo de Cheval Blanc, con su misteriosa armonía y fortaleza, y una variedad de aromas y sensaciones”, escribió el crítico que le puso 100 puntos a la última entrega de esta colección.
PRECIO: $ 2.400 (añada 2015)

> Amar y vivir 2017
PRODUCTOR: Bodega Arca Yaco
CORTE: 85% malbec / 15% cabernet sauvignon    
LUGAR DE ELABORACIÓN: Quebrada de San Lucas, Valle Calchaquí, departamento San Carlos, Salta.
ALTURA: 2.100 m.s.n.m.
CRIANZA: 15 meses en barrica.
“Amar y Vivir es un vino con estructura, buen perfume y buen volumen en boca, y a la vez es armónico, equilibrado, fácil de tomar...Naturalmente, la calidad de la uva, dada por este terroir, es lo más importante en el vino, pero la fermentación en barrica definitivamente agrega sutilezas al vino; el hecho de usar barricas de 500 litros hacen que la madera acompañe al vino sin ser la protagonista”, describe Matías Etchart, el creador de este vino.


=