05/02/2019

www.clarin.com

Establecen un límite de uso de agua exógena en los vinos argentinos

Se determinó un contenido máximo de 2,8%. El Instituto Nacional de Vitiviniculttura advirtió que quienes no cumplan con la nueva norma pagarán una multa de entre 50.000 y 5 millones de pesos.




El Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) estableció un contenido máximo de agua exógena para los vinos del 2,8%, proveniente del uso de productos enológicos aprobados. Por encima de ese porcentaje, el producto será calificado como “no genuino aguado” y lo elaboradores deberán pagar multas de entre $ 50 mil y $ 5 millones, dependiendo de la gravedad de la falta.

El organismo precisó, por medio de la resolución 5/2019, que para determinar dicho porcentaje se tuvo en cuenta la cantidad de productos que pueden ser disueltos en agua, mosto o vino, o mezclados con estos para ser agregados tanto al mosto como al vino. La presencia de agua exógena “deberá poder ser justificada y probada por el interesado en caso de ser necesario”.

Un pedido del sector

Por la ley general de vinos N° 14.878 , se define como “no genuinos”, a aquellos vinos cuya composición anormal no pueda ser justificada, y se incluyen dentro de estos los “productos aguados y/o manipulados” aquellos a los que se les haya adicionado agua u otras sustancias que alteran su composición.

No obstante, existen productos enológicos que se disuelven en agua antes de ser incorporados al producto, y el propio rocío o la lluvia puede incorporar humedad en las uvas. Por eso el sector venía reclamando una reglamentación que respondiera a la lógica de la actividad.

Así lo expresó Eduardo Sancho, presidente de Fecovita, quien destacó que no se trata de agregar agua al vino, sino de reglamentar prácticas enológicas que ya se estaban haciendo. “Es un paso importante, se trata de esclarecer técnicamente cuánto corresponde, y transparentar la situación”, comentó.

Sancho comentó que existen convenios multilaterales a la hora de exportar por las que los países aceptan las reglas del país de origen y hasta la fecha Argentina tenía el 0%, cuando eso no era posible, así, por ejemplo, Chile -que tiene un 7% de agua exógena permitida- podía considerar que existían barreras parancelarias para el vino argentino y cuestionar su ingreso.

“Hace más de un año que comenzó a tratarse el tema en el INV -por una demanda de algunos sectores que reclamaron luego de la intervención de vinos- y después el Instituto lo hizo participativo y dieron cuenta de que es una realidad en el sector.

"Tampoco se puede permitir que se abra una puerta para habilitar el estiramiento de vinos”, consideró Mauro Sosa titular de Viñateros y Bodegueros del Este, a favor de una regulación que contempla un número inferior al de Chile, por ejemplo.

Por su parte, Sergio Villanueva, gerente de la Unión Vitivinícola Argentina (UVA), celebró que finalmente se regulara, aunque estimó que el INV debería haber encontrado mayor consenso y explicó que se le planteó desde hace tiempo a la entidad la necesidad de competir en igualdad de condiciones con el resto de los países. En consideración a esto, se había estimado un porcentaje máximo del 4%.

“El aguamiento era parte de una vitivinicultura que recurría a esas prácticas para estirar el vino cuando se consumían 70 litros per cápita, hoy con menos de 20, nadie está tratando de estirar el vino”, expresó.

“El Instituto no debe permitir excesos ni ventajas para las bodegas. Nuestra vitivinicultura es orgánica y de maduración natural de las uvas, eso es bueno, pero en ocasiones, la hiperreglamentación nos puede dejar en desventaja”, cerró.

Fuente: Por Bárbara Del Pópolo para Clarin.com - Los Andes (Mendoza) - Especial para Clarín Rural. / https://www.clarin.com/rural/establecen-limite-uso-agua-exogena-vinos-argentinos_0__wcX-7mzi.html


=