19/12/2018

www.diariouno.com.ar

La industria del vino sufre la baja del consumo

En rojo. Así está la industria del vino en el semáforo que mensualmente publica la Coninagro (Confederación Intercooperativa Agropecuaria Limitada), una forma amena y clara de presentar sus informes mensuales sobre la situación de las economías regionales.




El del vino y mosto es uno de los siete sectores que en noviembre se mostró en crisis, junto con los de los cítricos, forestal, papas, peras y manzanas, porcinos y tabaco. Según detalla, "la sobreoferta, mercado estancado, precios planchados y sin financiamiento de cosecha" son los motivos por los cuales la industria vitivinícola atraviesa por esta crisis.

Pero lo más preocupante es que por 10° mes consecutivo está en esta situación, lo que se observa revisando el resto de los informes elaborados por Coninagro. El sector lechero es otro de los que también atraviesa una crisis y está entre los más castigados en este año que se termina.

Las actividades que están en verde, en crecimiento o prosperidad, según el nivel, son algodón, miel, granos y mandioca, fundamentalmente los sectores de estos dos últimos productos.

"Que hay caída de consumo es real, pero el término crisis es demasiado fuerte", manifestó Walter Bressia, presidente de Bodegas de Argentina, la cámara que nuclea a la mayoría de las principales bodegas del país.

Sobre los motivos que hacen que el sector no esté en un buen momento, dijo: "Fundamentalmente está dado por un tema de precios al consumidor y es el arrastre de dos cosechas malas. Y lógicamente que el bolsillo lo siente, porque el vino es un producto que es sustituible por cualquier otra bebida, no es de primera necesidad. Nosotros lo vemos muy ligado a la situación macroeconómica".

Respecto a las expectativas, Bressia sostuvo: "Estamos en un momento de recesión y se habla del primer cuatrimestre del año que viene, aunque los que son más negativos dicen que se va a extender un poco más. Pero se espera que a partir del cuarto o quinto mes del año próximo comience a haber una reactivación dada por una cierta estabilidad del tipo de cambio y la inflación".

Sobre esta baja en el consumo, un informe del Observatorio Vitivinícola Argentino indica que el del vino cayó 5,6% durante los primeros nueve meses de 2018, respecto al mismo período de 2017, mientras que el de gaseosas bajó el 4,4% y el de cerveza subió en el orden del 5%.

Desde la Unión Vitivinícola Argentina, su titular Sergio Villanueva, expresó sobre este semáforo elaborado mensualmente por Coninagro. "Evidentemente cuando tenés caídas en las ventas, algo que generalmente se da en todas las actividades, se comienza a generar el germen de una crisis", advirtió.

"Empiezan a caer los niveles de venta y si bien la exportación se ha recuperado un poquito, todavía ni remotamente alcanza para compensar la caída en el mercado interno, que es del 80%", explicó Villanueva.

Además, coincidió con Bressia al sostener: "No hay que ser alarmistas, pero tampoco hay que subestimar la situación de las ventas en el país. Creo que la cerveza es la única que ha podido zafar".

"El vino está ligado a la gastronomía, porque si bien es un producto que se puede consumir solo, por lo general, se acompaña con algo. Entonces toda esta situación económica preocupa porque empieza a afectar a las empresas, pero la gran preocupación es que estamos en la puerta de la nueva cosecha", agregó Villanueva.

Sin embargo, ante este panorama, indicó: "Hay que aprovechar algunas situaciones, como la exportación de mosto, porque si bien es un mercado de precios, existe".

Fuente: https://www.diariouno.com.ar/economia/industria-vino-sufre-baja-consumo-12162018_ryxEA0nme4


=