29/11/2018

Viña y vino en el mundo: la situación

Con motivo del 41 Congreso Mundial de la Viña y el Vino celebrado en Punta del Este (Uruguay), el director general de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV), Jean-Marie Aurand, ha presentó un balance global del sector vitivinícola. El balance trata sobre la superficie plantada de viñedos, la producción de uva, la producción y el consumo de vino, los volúmenes de exportación e importación de vino.




En 2017, la superficie vitícola mundial se sitúa en 7534 millones de hectáreas, la producción mundial de uva alcanzó los 73 millones de toneladas, la producción mundial de vino (excluidos zumos y mostos) se estima en 279 millones de hectolitros y el consumo mundial de vino en 2017 se calcula en 244 millones de hl.

El tamaño del viñedo mundial (indistintamente de la destinación final de las uvas e incluidos los viñedos que todavía no están en producción) en 2017 se sitúa en 7,534 millones de hectáreas, ligeramente inferior a la de 2016 (-24 millones de hectáreas).

España sigue a la cabeza de las superficies cultivadas con 967 millones de hectáreas, por delante de China (870 millones de hectáreas) y de Francia (786 millones de hectáreas). La superficie vitícola china sigue en aumento (+6 millones de hectáreas entre 2016 y 2017). En cambio, el viñedo de la Unión Europea disminuye su ritmo de reducción y se establecería en 3,304 millones de hectáreas en 2017.

En 2017, la producción mundial de uvas (destinadas a todos los tipos de utilización) es de casi 73 millones de toneladas. La tendencia de la producción de uvas desde el año 2000 se encuentra al alza (+9%), no obstante la disminución de la superficie del viñedo: esto se explica principalmente por un crecimiento de los rendimientos, además de una mejora continua de las técnicas vitícolas.

China, con 13,7 millones de toneladas, en 2017 es el primer productor (19% de la producción mundial de uva), seguida de Italia (6,9 millones de toneladas), Estados Unidos (6,7 millones de toneladas) y de Francia (5,5 millones de toneladas).

La producción mundial de vino (excluidos zumos y mostos) en 2018 se estima en 279 millones de hl, o sea, un aumento del 13% con respecto a la producción de 2017. La producción de 2018 debería ser una de las más elevadas desde el año 2000. Recordemos que el año 2017 estuvo marcado por condiciones climáticas difíciles que afectaron la producción de muchos países. El dato -todavía provisional- de producción de vino en 2017 ha sido objeto, además, de una revisión a la baja, según los últimos datos registrados.

Italia (48,5 millones de hl) confirma su puesto de primer productor mundial, seguida por Francia (46,4 millones de hl) y por España (40,9 millones de hl). El nivel de producción todavía sigue siendo elevado en Estados Unidos (23,9 millones de hl). En América del Sur, las producciones aumentan significativamente: en Argentina (14,5 millones de hl), en Chile (12,9 millones de hl) y en Brasil (3,4 millones de hl). Finalmente, Sudáfrica (9,4 millones de hl) ha sufrido una sequía desfavorable.

Los datos disponibles muestran un ligero aumento del consumo mundial en 2017, estimado en aproximadamente 244 millones de hl. Los países tradicionalmente consumidores prosiguen su retroceso (o estancamiento), en beneficio de nuevos polos de consumo. El periodo comprendido entre 2000 y 2017 se caracterizó por un desplazamiento del consumo de vino. Existe una tendencia creciente a un consumo del vino fuera de su país de producción.

Estados Unidos, con 32,6 millones de hl confirma su posición de primer consumidor mundial desde 2011, seguido de Francia (27,0 millones de hl), Italia (22,6 millones de hl), Alemania (20,1 millones de hl) y China (17,9 millones de hl).

En 2017, los intercambios mundiales de vino han aumentado en un 3,4% en volumen (108 millones de hl) y en un 4,8% en valor con respecto a 2016, hasta alcanzar los 30.000 millones de euros.

Fuente: https://www.elmundo.es/metropoli/elmundovino/2018/11/20/5bf44549268e3e98538b45a0.html


=