29/11/2018

www.infobae.com

Una campaña viral busca revertir la caída del consumo de vinos

Fue por el Día Nacional de esta bebida. El sector vitivinícola quiere aumentar el consumo interno a través de una consigna en las redes sociales. En 2017 solo se consumieron 22 litros por persona




El fin de semana pudo verse cómo circularon en las redes sociales los hashtags #ElVinoNosUne #VinoBebidaNacional, con miles de posts tanto en Instagram como Facebook y Twiter, que comenzaron con motivo del 24 de noviembre, Día Nacional del Vino en nuestro país.

Esta acción se dio en un contexto de una caída en ventas: de acuerdo al Instituto Nacional de Vitivinicultura, el pico máximo de consumo fue de 90 litros per cápita por año, mientras que en 2017 esa cifra se redujo a sólo 22 litros.

La iniciativa nació del Fondo Vitivinícola de Mendoza y se enmarcó en una campaña de promoción genérica del vino que, entre otros, apoya la COVIAR. La misma consiste en subir una imagen o video alusivos y arrobar a dos contactos para que se sumen al brindis por el Día Nacional del Vino que se celebró el sábado pasado.

El objetivo es revertir la caída del producto en un 13,7% en comparación interanual, especialmente en el público joven que se volcó más a la cerveza y a las bebidas blancas.

El puntapié inicial lo dio a comienzos de la semana pasada, el Diputado Nacional por San Juan, Eduardo Cáceres, quien invitó al Jefe de Gabinete, Marcos Peña; y al tenista Guillermo Coria a sumarse a la celebración levantando sus copas virtuales, lo que rápidamente comenzó a viralizarse entre políticos y personalidades del entretenimiento, como el conductor Marcelo Tinelli y la bailarina de tango y coreógrafa, Mora Godoy.

Vino y algo más

En ediciones anteriores, el Obelisco porteño fue intervenido para acompañar esta campaña de la Corporación Vitivinícola Argentina que busca promover el consumo de la Bebida Nacional
En ediciones anteriores, el Obelisco porteño fue intervenido para acompañar esta campaña de la Corporación Vitivinícola Argentina que busca promover el consumo de la Bebida Nacional

La Argentina es el único país vitivinícola del mundo que declaró al vino su Bebida Nacional a través de la Ley 26.870 promulgada en 2013. Desde la COVIAR recuerdan que "su lugar en la mesa de los argentinos es un factor determinante para el desarrollo de las economías regionales de las provincias productoras, porque además la vitivinicultura dinamiza al turismo, la gastronomía y es una aliada y proveedora estratégica para otras actividades como la industria alimenticia, la metalmecánica, los servicios de logística, la industria farmacéutica y cosmética, entre otras".

Toda la cadena vitivinícola representó en 2017 aproximadamente 0,4% del PBI con un valor agregado de más $38.000 millones. Un tercio de ese valor lo aportó la producción de uva para vinificar. En su cuenta de twitter, la Secretaría de Agroindustria señaló  que en el país hay unos 17.700 productores que aportan a unas 895 bodegas activas, que generan alrededor de 106 mil puestos de trabajo directos, y otros 270 mil indirectos.

En diálogo con Infobae, el Gerente General de la COVIAR, Carlos Fiochetta, destacó que la vitivinícola "es una producción que genera altísimo valor agregado porque son cultivos intensivos".

El dirigente llamó al sector a "reforzar lo que significa que el Vino Argentino sea la Bebida Nacional, teniendo en cuenta que hoy se produce en 18 provincias, es muy federal y nos representa en el mundo, porque es uno de los pocos productos que se exporta  con marca país".

Bajo consumo

Pese a la caída en los últimos años, la Argentina continúa siendo parte del top ten a nivel mundial y es líder regional en cuanto al consumo de vino
Pese a la caída en los últimos años, la Argentina continúa siendo parte del top ten a nivel mundial y es líder regional en cuanto al consumo de vino

Para Fiochetta, "el sector está pasando momentos complejos, sobre todo en el mercado interno. Lo que se perdió fue frecuencia de compra pero no la penetración del producto. La gente sigue comprando más esporádicamente porque los hábitos de consumo fueron cambiando, pero el argentino sigue tomando vino, sobre todo tinto", aclara.

En declaraciones a Infobae, el Gerente de la Unión Vitivinícola Argentina (UVA), Sergio Villanueva, explicó que "la caída en las ventas de este año tiene que ver con que venimos de dos años con muy malas cosechas por cuestiones climáticas que encarecieron el precio del vino en un contexto de recorte del presupuesto familiar por la recesión. En esta coyuntura, el vino no es una bebida imprescindible", se lamentó.

Por su parte, el representante de la COVIAR argumentó que "en la Argentina, el vino sigue siendo uno de los productos más transversales ya que la base de la pirámide está compuesta en un 40% por aquellos que se venden en Tetra Brick".

Villanueva coincidió que “en medio de estas restricciones por la crisis económica, la gente se fija mucho en el rinde; por eso, los sectores económicos más bajos que consumen vino en cartón, este factor tracciona las ventas”
El vino se produce en 18 provincias argentinas, aunque los viñedos de Mendoza con la Cordillera de los Andes de fondo, sigue siendo uno de los símbolos de la actividad en el país
El vino se produce en 18 provincias argentinas, aunque los viñedos de Mendoza con la Cordillera de los Andes de fondo, sigue siendo uno de los símbolos de la actividad en el país

Por último, el hombre de la UVA advirtió que "la caída del consumo por la crisis y la recesión que vive el país impacta en la vitivinicultura y va a funcionar como un filtro de quienes se quedan y quienes dejen la actividad".

En el mundo del vino "pese a la crisis, la Argentina sigue entre los diez principales consumidores de vino del Mundo y en América Latina seguimos siendo los primeros", se enorgullece Fiochetta. Los dichos son ratificados por los datos de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV), un organismo intergubernamental de carácter científico y técnico con una competencia reconocida a nivel global, que a comienzos de la semana pasada  presentó el Balance 2018 sobre la situación vitivinícola.

El informe se dio a conocer en el marco del 41° Congreso Mundial de la Viña y el Vino que se desarrolló entre el 19 y el 23 de noviembre en la ciudad uruguaya de Punta del Este. Respecto al consumo con datos de 2017, la Argentina está en la octava posición con 8,9 millones de hectolitros (Mhl), con una caída del (-15,4%) en relación a 2013. En primera posición se ubican los EE.UU. (32,6 Mhl), seguida por Francia (27 Mhl) e Italia (22,6 Mhl).

En relación a la superficie cultivada, la OIV también coloca a nuestro país en 8º lugar, detrás de Irán, con 222.000 hectáreas, muy lejos de las 967.000 ha de España, que lidera el ranking. Un dato relevante es el crecimiento que tuvo China entre 2013 y 2017 que creció en ese lapso un 14,9% alcanzando las 870.000 ha, quedando en segundo lugar a nivel mundial.

En cuanto a la producción de vino, el organismo internacional estima que la Argentina terminará 2018 en el quinto escalón con 14,5 Mhl, debajo de Italia (48,5 Mhl), Francia (46,4 Mhl), España (40,9 Mhl) y los EE.UU. (23,9 Mhl).

Fuente: https://www.infobae.com/campo/2018/11/26/una-campana-viral-busca-revertir-la-caida-del-consumo-de-vinos/


=