27/08/2018

www.france24.com/

Cambio climático: buenas noticias para los vinicultores en Francia..

Aunque el 2017 fue un año negativo para los productores de vino en Francia, el 2018 pinta mucho mejor. El verano ha activado la producción de uvas, por lo que se estima que la cosecha aumentará en un 25%.




Durante este agosto, los cultivos de uvas en regiones del este de Francia como Champagne y Alsacia, están a rebosar. Es temporada de vendimia, lo que alegra a los agricultores, que vieron perder sus cosechas en 2017 por las heladas y tormentas.

El verano ha favorecido el crecimiento de la uva sin la presencia del temible mildiu, el hongo que atacó el año pasado los cultivos en el país y que causó millonarias pérdidas. Sin embargo, las altas temperaturas han afectado a otros cultivos, como el de maíz.

Los datos del Ministerio de Agricultura, motivan a los vinicultores. Las previsiones indican que la producción total del vino en 2018 será de 46.1 millones de hectolitros, lo que corresponde a un 25% más que lo reportado el año anterior. "Desde finales de junio, la expansión del moho parece haberse detenido por el clima más seco", informó el Ministerio en un comunicado.

La canícula de los últimos meses, ha acelerado el crecimiento de la uva y llevado a una cosecha mucho más temprana de lo estimado.

Un hectolitro representa unas 133 botellas de vino estándar

Pero no todos son optimistas, Bernard Farges, vicepresidente del grupo industrial CIVB (Bordeaux Wine Council), cree que el moho podría volver a perjudicarlos. "En términos de cantidad, tendremos una cosecha reprimida por el granizo y el moho. ¿Hasta qué punto?, no tenemos idea", dijo.

Jerome Despey, jefe del comité de vinos de la agencia agrícola France AgriMer, prefiere ser cauto con las cifras y estimaciones y cree que, pese al buen momento, los datos entregados por el Ministerio de Agricultura son demasiado altos. "Este es el verdadero problema. Incluso cuando no hay un gran evento meteorológico, ya no podemos hacer más de 45 millones de hectolitros".

Un helado clima primaveral, registrado el año pasado, congeló las vides en el suroeste del país y hasta Alsacia, en la región este. La caída en 2017 fue del 18 por ciento, lo que correspondió a 37,2 millones de hectolitros.

Este año, la buena cosecha no llegará hasta Languedoc-Rosellón, Córcega y el sureste, donde el pronóstico es menor al promedio anual de producción de uvas.

Francia es el segundo productor mundial de vino después de Italia.

Fuente: https://www.france24.com/es/20180825-cambio-climatico-vinicultores-francia-vino Reuters y AFP


=