23/08/2018

Garaje: diminutas bodegas, grandes vinos

Qué son y cómo se hacen los vinos de bodegas garaje. La experiencia de un par de enólogos de Mendoza.




El entusiasmo por la producción del vino en Mendoza y el resto de las regiones vitivinícolas del país parece no tener límites, como tampoco lo tienen aquellos que lejos de improvisar, buscan lograr productos distintos, novedosos, algunos que hasta pierden las formas, pero siempre conservando la calidad. Este es el caso de algunos enólogos que buscan en pequeños proyectos la concreción de un sueño, lograr ese vino tan anhelado y, por supuesto, hecho a la manera que quieren. Es de esta forma que surgen las denominadas bodegas garaje,  que según sindican algunos especialistas derivan del movimiento originario en Francia de la mano de algunos notables enólogos que se decidieron a elaborar vinos en pequeñas partidas en reducidos espacios, inclusiva algunos dentro de sus hogares.

De esta manera, es que estos vinos de garaje o vinos de bodegas garaje, tiene en común un par de factores que los hacen distintos y en ocasiones únicos. Son vinos con mini producciones que  en casos no superan las 1.000 a 2.000, de carácter totalmente exclusivos y con un público que está expectante a tenerlas en su poder. Por otra lado, en los tiempos que corren es seguro que detrás de cada bodega garaje  haya un emprendedor nato, un enólogo formado en alguna bodega grande que intentó,  luego, con su propio proyecto personal o bien un elaborador seguro de sí mismo y que, ajeno a las grandes bodegas que manejan el mercado, se aventure a desarrollas su propio vino en un escala pequeña, pero sensiblemente controlada.

Así las cosas, el otro gran factor, de los vinos garaje,  es el grado de notoriedad y conocimiento que puede llegar a tomar ese vino sin una estructura publicitaria grande. Por lo general es el boca en boca y la gran calidad lo que lo hace conocido en un circuito que si bien puede ser no muy grande, les alcanza para lograr el objetivo comercial, pero al mismo tiempo altruista para la industria y por sobre todo para el consumidor.

En esta entrega de Guarda 14 abordamos dos ejemplos de vinos de garaje muy distintos, pero interesantes en su concreción. De esta manera, sus responsables nos cuentan en primera persona qué significa hacer un vino de garaje, qué vino hacen, cómo lo lograron y qué lograron de parte de la crítica y el consumidor.

Es así, que exploramos el caso de  Moor-Barrio Wines, la bodega garaje de  la joven pareja de enólogos Cristian Moor y Teresita Barrio, que hace en su nombre  homenaje a las dos familias que tanto hicieron para que su sueño se hicieran realidad, con su vino Initium, que significa “inicio” en latín – toda una simbología-. Por su parte el inquieto enólogo Gabriel Vivanco, de Bodega KELËVI, que  además de concebir  Pragmätico su vino tinto de autor, genera bebidas de vanguardia. En particular estos años con propuesta de Blumbeÿ, una hidromiel, que muestra el  terroir de diferentes paisajes de Argentina partir del néctar de las flores nativas de cada región, con una vuelta enológica muy novedosa.

Bajo algunas consignas y siguiendo una breve guía nuestros especialistas, Cristian Moor y Gabriel Vivanco, nos muestran la apuesta a la pasión de hacer vino y algo más,  desde un pequeño lugar, pero con grandes expectativas y por supuesto, siguiendo los designios de la calidad por encima de todo.

¿Qué promedio de botellas elaboras?

Partidas limitadas entre 1.200 a 3.100 botellas, dependiendo las regiones, el clima y calidades de nuestras materias primas. En las botellas de BLUMBEŸ revelamos el terroir pleno de cada Región de Argentina en la síntesis del árido Desierto Mendocino, la pluralidad de la Selva Misionera, un Chaco Impenetrable o la Austral Patagonia que florecen en sabores y perfumes de cada copa.

¿Cómo nace la idea convertirte en un hacedor de vinos de garage?

La idea de comenzar a elaborar sueños propios hace realmente que Bodega Kelëvi tome forma. Y sí, obviamente comenzamos siendo “nano minúsculos” y justo ahora estamos tratando de ser un poquito más espaciosos, no en volumen de bodega, pero sí en el espacio para poder recibir a quienes quieren brindar con nosotros y por fortuna recibimos muchos argentinos y extranjeros curiosos en conocer nuestro vino Pragmätico y Blumbeÿ como propuesta de vanguardia.

¿Cuál es la ventaja y la desventaja de hacerlo de esta manera?

La ventaja más obvia en ser pequeños es que uno aprende muchísimo en un tiempo reducido. Es decir, aprendés o no prosperas… Y de quien más aprendo es de los consumidores reales y amigos gastronómicos, esas personas que realmente se involucran entre copas y platos, y hacen repensarte… redescubrirte, de alguna manera te hacen sentir cómodo con la verdadera esencia de cada uno y lo que proponemos al compartir una mesa y unas copas. Por otro lado, la encrucijada de la venta en baja escala hace todo más vertiginoso, pero realmente se disfruta viajar y conocer cara a cara otras realidades, entenderlas y proponer complementos. La pulseada con proveedores de insumos es siempre compleja, porque uno definitivamente no hace número, pero en varias oportunidades ellos también ven el ímpetu, trabajo diario y pasión que un pone en el desarrollo de bebidas y realmente acompañan y aconsejan con las mejores opciones de mercado que pueden ser útiles.

¿Cómo se comportan estos vinos a la hora de las críticas de los expertos o en concursos? Tenemos  críticas muy favorables. Profesionales gastronómicos como Pol Lykan, Gonzalo Aramburu, Lean DiMare, Narda Lepes, Camila Pérez, Anthony Vásquez (del equipo de Gastón Acurio),  entre otros  han avalado nuestra propuesta desarrollando maridaje. Actualmente tenemos avales académicos y trabajos en conjunto con la Universidad Nacional de Cuyo; Universita di Udine, Italia; Universidade Estadual do Oeste do Paraná, Brasil; Universidad Nacional del Litoral; Universidad Austral de Pilar; Universidad Mayor de Chile; y Universidad Nacional de Misiones. Acabamos de ser premiados en VINUS 2018 con dos medallas de oro y tres de plata, por Blumbeÿ y Antöfilo,  nuestra línea de espumantes.

¿Qué destacas como diferencial en estos vinos y los vinos de bodegas más grandes?

La mayor diferencia entre nuestros desarrollos de pequeña bodega y una de gran escala, es que en el caso de nuestro vino tinto Pragmätico realmente tiene la impronta del trabajo y deseo de hacer un gran vino con las propias manos. Y Blumbeÿ tiene todo un concepto de sustentabilidad y vanguardia, donde la sinergia floral y la frescura del agua de Los Andes enfatizan los perfumes y sabores reservados en cada botella de Blumbeÿ, donde se expresa un paisaje a través de miles de flores que lo componen. Lo mejor de ser pequeños y diferentes es que nos permitimos jugar y desarrollar nuevos conceptos. Creo que la idea es hacer feliz al consumidor.

 

¿Qué promedio de botellas elaboran?

Siempre elaboramos 1000 botellas por año de nuestro Initium Gran Malbec y 3.500 del Initium Brut Nature

¿Cómo nace la idea convertirte en un hacedor de vinos de garage?

La idea nace para hacer vino de consumo familiar, tanto yo como Teresita estudiábamos en la facultad enología y un día emprendimos la idea de hacer vinos para nosotros. Empezamos a armar la  bodega en un pequeño depósito en la casa de mi suegro  y cuando empezamos a refaccionar el lugar ambas familias nos ayudaron a completa con algunas maquinarias que necesitábamos para elaborar vinos. Con esto tuvimos todo  lo necesario para hacer un buen vino, que en esto no se requiere tanto de la tecnología sino de la pasión. Así pudimos encarar el proyecto de hacer un gran vino para competirle a cualquier vino de cualquier bodega de Argentina.

¿Cuál es la ventaja y la desventaja de hacerlo de esta manera?

La gran ventaja es que estas arriba de todo el proceso de elaboración, desde el viñedo, en la poda y la cosecha, hasta la elaboración de la bodega en sí, como si estuvieras educando  y criando un hijo. Por eso tiene un valor sentimental grande.

La desventaja es justamente la parte comercial, para una bodega chica es difícil dar a conocer una marca  o hacerse de una marca nueva. Pero bueno, mil botellas l es una  partida pequeña, y no se necesita tanto marketing sino de hacer conocer y construir una marca de calidad y después los pedidos llegan solos.

¿Cómo se comportan estos vinos a la hora de las críticas de los expertos o en concursos?

El tema de los puntajes no es realmente lo que más nos importa. Empezamos a competir y a enviar a los grandes críticos para tener una idea  de lo que piensa alguien que prueba vinos por todo el mundo y los mejores del mundo. El hecho de elaborar un producto con tus propias manos y en tu casa y ver esas opiniones es un poco compararte y ver donde estas parado. De hecho una de las grandes cualidades que tiene hacer un vino en tú casa es justamente hacer el vino que a vos te gusta  y no responder a un estilo que te imponga el mercado. Si a los grandes críticos le gusta bienvenido sea. Eso también te ayuda a construir una marca de prestigio como elaboradores de vino de calidad.

(NdR: Moor Barrio Wines es considerada la “Bodega Garage” o “Home Winery” más premiada de la Argentina, según la Asociación Internacional de Periodistas y Escritores de Vinos & Licores (WAWWJ). Internacionalmente, Initium Malbec 2011 fue galardonado con 92 puntos en España por la reconocida Guía Peñín, de Madrid, el Gran Malbec 2012 alcanzando  los 94 puntos. Recientemente, en una degustación en Sudáfrica, de los mejores Malbec de la Argentina, dirigida por prestigiosos sommeliers, periodistas locales y de otros 4 países más, Chile, Francia y Sudáfrica, obtuvo el premio máximo con 94 puntos.  Los reconocidos  Robert Parker y Tim Atkin, premiaron y destacaron a distintos vinos de Moor barrios Wine, entre ellos los Initium Gran Malbec 2012 e  Initium Gran Malbec 2013, los Initium Gran Corte Malbec/Cabernet Franc e Initium Brut Nautre Pinot Noir / Chardonnay 2013 y los espumantes  Initium Brut Nautre Pinot Noir / Chardonnay 2014 e  Initium Brut Nautre Pinot Noir / Chardonnay 2015 )

¿Qué destacas como diferencial en estos vinos y los vinos de bodegas más grandes?

No creo que haya alguna diferencia, la poca tecnología que se necesita  para hacer grandes vinos, como por ejemplo en la temperatura o el filtrado se puede tener fácilmente, igual que la línea de fraccionamiento que se alquila. La diferencia mayor puede radicar en que uno puede estar en cualquier momento del proceso y que los cambios y correcciones son prácticamente inmediatos, ese es un valor agregado a la hora del cuidado del vino.

Fuente: https://guarda14.com/index.php/article/view?slug=garaje-diminutas-bodegas-grandes-vinos


=

Comentarios

Marcelo Gitto 2018-08-23

Marce para el año 2019 veamos de arrancar aunque sea con unas 1000 botellas. Un abrazo

Comentar