21/08/2018

www.mdzol.com/

Alivian el impacto de las medidas contra las exportaciones de vino

Finalmente la rebaja de los reintegros para las exportaciones del sector sería del 48%, aunque Alfredo Cornejo intentó negociar que la quita sea menor. La teoría oficial de las compensaciones, para tratar de minimizar el impacto del ajuste.




Marcelo Arce para mdzol.com

Alfredo Cornejo consiguió morigerar en parte el impacto de la quita de reintegros a las exportaciones dispuestas por el gobierno nacional en el plan de ajuste para cumplir con las metas del Fondo Monetario Internacional, medida que había generado una reacción fuerte del sector vitivinícola en Mendoza. 

Si bien todavía falta que la resolución quede plasmada en el Boletín Oficial, la rebaja de reintegros por las exportaciones de vino sería del 48% aproximadamente, es decir, que pasaría del 6% al 3,2%, luego de que, entere otros, el ministro de Producción, Dante Sica, jugara también en favor del sector productivo mendocino en esta puja. 

El esquema general de quita de reintegros se conocerá esta semana de manera oficial, pero ya se conoció que para el rubro "bebidas, líquidos y vinagres" será de la cifra indicada. Aunque este no era el objetivo final del Gobierno provincial. 

Disimulando la molestia que le causa la forma en que la Nación está llevando adelante en términos generales la negociación con las provincias por el ajuste fiscal previsto para 2019 (y lo que queda de 2018), Cornejo pulseó para que los exportadores perdieran solo dos puntos, o sea que la devolución quede en el 4%, iniciativa que finalmente no prosperó.

Hace por lo menos dos semanas, luego de un febril impulso inicial, que los funcionarios mendocinos de Hacienda no tienen contactos formales con autoridades nacionales para discutir por dónde pasarán los recortes que vendrán y que, como se descuentan, serán importantes.

Con esta certezas, se abren dos posibilidades para los funcionarios locales que están en esta trama. O bien que el presidente se muestre dispuesto avanzar con estas medidas para dar una señal de firmeza ante el Fondo, o que en realidad los recortes "duros" sean presentados como una herramienta para poder terminar negociando en otros términos con los gobernadores.

Por supuesto que desde Mendoza se sigue con atención el tema, aunque no le agregan a la espera una cuota de desesperación.

Cono se sabe, la preocupación aquí no está dada en mayor medida por el ajuste, sino en el impacto que están tendiendo en la provincia la inflación y la recesión. Y sobre todo, se quejan, por la poca disposición del gobierno de Macri a apostar al crecimiento de la economía.

El achique en los fondos de la soja se notará, aunque la decisión fuese la crónica de un final anunciado. El fondo solidario de la soja para las obras públicas tenía una fecha de vencimiento en el año 2020 y, si bien el tema no estaba hablado para 2018, los gobernadores eran conscientes de que esos recursos no les legarían en 2019.

El punto serán los municipios, sobre todos los más chicos, para quienes estos fondos para infraestructura son vitales.

En obras públicas nacionales, esta administración ya se aseguró las que le interesan como la doble vía a San Juan sobre la ruta 40, la ampliación de obras de cloacas en Lavalle que ya fue adjudicada a la empresa Cartellone y la ampliación del sistema cloacal Boedo-Ponce, que beneficiará a Guaymallén, Luján y Godoy Cruz que fue anunciada hace un par de semanas.

Falta Portezuelo del Viento, la mega represa del Sur, que deberá ser asumida íntegramente por Macri y que el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, trató de asegurar con una visita a Mendoza. Aunque esa presencia dejó todavía varios interrogantes acerca de cómo conseguirán los recursos para financiar una obra que no baja d ellos U$S 800 millones.

Hay otro elemento para no perder de vista, además. En 2019 Mendoza aumentará su cuota de coparticipación al recibir, como parte del acuerdo que se firmó en 2016 de devolución del 15% de retenciones de la Anses, alrededor de $2.800 millones que corresponden a una de las cuotas anuales (el 3%) de ese acuerdo.

Cornejo y Lisandro Nieri, el actual ministro de Gobierno, apostaron a las teorías de las compensaciones para tratar de explicar el impacto de las medidas anunciadas por Nicolás Dujovne.

En trazos gruesos, este año la Nación ya liquidó el 70% de los fondos soja ($650 millones) y el recorte será de $160 millones. De acuerdo con los datos que proporcionó el propio ministro, esos recursos perdidos se compensarían con la mayor coparticipación prevista ara el año próximo. Es particular la lectura que se hace, en un contexto de falta de inversión en obra pública. 

La misma mirada de las compensaciones, se aplicó en el momento de analizar la quita de los reintegros a las exportaciones. Esa pérdida, explicaron, se compensaría en la industria con "un dólar más competitivo" que , en definitiva, no les haría perder rentabilidad.

Los reintegros no son un premio, ni una dádiva del Estado al sector exportador. Es un cálculo matemático para la devolución de los impuestos internos que se pagan en el proceso.

"Lo peor que nos puede pasar es que nos eliminen los reintegros, lo que medianamente peor puede pasar es que haya una disminución de esos reintegros", protestó Walter Bressia, titular de Bodegas de Argentina, una de las dos entidades vitivinícolas que emitió el miércoles pasado un comunicado para expresar su descontento con la medida. La otra entidad, fue la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas (Acovi).

Según Bressia "cualquiera de esas dos medidas son complicadas para el sector. Si bien el tipo de cambio se ha actualizado, y eso favoreció a las exportaciones, hay que ser muy competitivo y para ello precisamos todas las herramientas".

El gobierno mantiene una relación cordial pero distante de las quejas de los viñateros. Les achaca la actitud de rezongo permanente y que además no terminan de aceptar que el problema de ellos no está en este punto sino en la caída del consumo. 

Haber dejado la quita en un 3,2% es un alivio, aunque no para todos. Los negocios de gran volúmen, como los mostos y el vino a granel, tienen una rentabilidad del 5% al 6%. Con lo cual, con esta decisión, se les estaría quitando la mitad de esa rentabilidad

Fuente: https://www.mdzol.com/opinion/810123-alivian-el-impacto-de-las-medidas-contra-las-exportaciones-de-vino/


=