21/06/2018

www.oiv.int

ENOLOGÍA PARA TODOS: La Organización internacional de la viña y el vino

Por encima de las denominaciones de origen, de las normas del país productor e incluso de las normas de la Unión Europea, se sitúan las normas dictadas por la Organización Internacional de la viña y el vino: la OIV. Esta institución se define a sí misma como "una organización intergubernamental de carácter científico y técnico, con una competencia reconocida en el campo de la viña, el vino, las bebidas a base de vino, las uvas de mesa, las uvas pasas y otros productos derivados de la vid".




Aunque la OIV como tal fue fundada en 2001, desde 1970 ha habido asambleas de la oficina Internacional de la viña y el vino, en las cuales se han establecido todas las normas relativas al mundo del vino con el objetivo de unificar toda la información y universalizar la reglamentación. Con todo ello, la OIV ha elaborado varias guías que son como las biblias de los productores de vino. Una de ellas es el Códex enológico internacional; en él se recogen todas las prácticas y productos enológicos autorizados. Antes de que un país pueda aceptar o no una práctica, esta debe estar autorizada previamente por la OIV. Este código de prácticas enológicas explica en sus casi 400 páginas absolutamente todo lo que se puede y debe hacer para la producción de todos los derivados de la uva y se actualiza cada año.

Otro manual imprescindible es el Código de análisis enológicos para que los análisis en todos los países del mundo estén estandarizados y por tanto los resultados sean comparables. La OIV también se ocupa de hacer estadísticas y recoger toda la producción de uva y sus derivados en el mundo. Ofrece listas de las variedades de uva plantadas en el mundo y establece las líneas de trabajo para aumentar el sector de manera equitativa.

La asamblea de la OIV está compuesta  por 46 países miembros y algunos otros que vienen en calidad de observadores. Estos pueden ser organizaciones como la Unión internacional de enólogos o representantes de países como Cina o la Unión Europea.

Algunos no saben que la OIV otorga cada año becas de investigación relacionadas con la viticultura, la enología, la economía del mundo del vino o incluso la salud. Todos los trabajos son presentados en el Congreso Internacional de la OIV junto con los resultados de todos los grupos a nivel internacional cuyo trabajo de investigación esté relacionado con la viña o el vino.

La OIV es el alma máter de todo enólogo y a la que nos dirigimos si tenemos cualquier tipo de duda en nuestro día a día. Es una fuente inagotable de información.

Fuente www.oiv.int


=