20/03/2018

www.mercado.com.ar/

Los ricos norteamericanos seducidos por el vino

En Estados Unidos los ricos invierten en viñedos porque el vino "está de onda".




Siete años atrás, Donald Trump compró un viñedo y una bodega en el condado de Albemarle, Virginia, a pocas millas de Monticello. Según siu hijo Eric Donald no toma vino y compró la propiedad porque el "vino es sexy". No es el único. Hay en Estados Unidos una especie de nueva clase de personas – "el lifestyle vintner" -- que es un tipo de inversor que tiene por hobby hacer dinero en determinada actividad y luego invertir en vino, principalmente porque eso les da cachet financiero y social. Trump es, tal vez, el más famoso pero los dueños de miles de pequeñas empresas en todo el país (porque ahora se hace vino en todos los estadosde la unión) no se quedan atrás.

Vintner es una palabra que implica conocimiento en vides, en agricultura y en fabricación de vinos. Significa también mucho trabajo físico. No así el "lifestile vintner". La expresión es usada para personajes ricos que no tienen nada de lo mencionado arriba. Sus apellidos decoran las etiquetas de un cabernet sauvignon o un chardonnay y todos son astronómicamente caros. Las botellas son una especie de tarjeta de admisión social. Por eso, y en gran parte debido al empleo de mano de obra inmigrante y muy capacitada, estos viñateros improvisados ganan muchísimo dinero.

Con el advenimiento de los lifestyle vintners, el mercado nacional norteamericano está saturado de vinos muy parecidos en estilo, muchos con un precio superior a los US$ 100 la botella. Napa sigue teniendo sus pequeños productores y también sus mega compañías como Constellation, Treasury Wine Estates, Kendall-Jackson y Gallo que sacan botellas para distribución nacional.

Los "lifestyle vintners" también han dejado su marca en el paisaje del valle de Napa. Muchos se refieren a sí mismos como "agricultores" y "ambientalistas" sin que se les mueva un músculo de la cara mientras siguen talando árboles en las laderas de las montañas circundantes para instalar más viñedos. Cantan loas al pasado del valle y a su glorioso futuro mientras explotan implacablemente su presente.

Fuente: http://www.mercado.com.ar/notas/8026466


=