15/02/2018

www.vinetur.com

El mercado británico, un mercado de valor

Reino Unido, segundo comprador mundial de vino, se está convirtiendo cada vez más en un mercado más sofisticado, en el que se consume menos vino barato y más vino de calidad




Reino Unido es uno de los mercados de referencia a nivel mundial en el sector vinícola. Según los datos del último informe de la Oficina Económica y Comercial de España, con fecha de febrero de 2018, este es el segundo país que más vino importó en 2017 del mundo tanto en valor como en volumen, a pesar de que ambos disminuyeron un 7% en el último año.

Según la Organización Internacional de la Viña y el Vino, actualmente se sitúa en la sexta posición en el ranking de países consumidores justo por delante de España.

Viticultores de todo el mundo lo perciben como un mercado atractivo y creador de tendencias en el que estar presente supone, en ocasiones, una puerta de entrada hacia otros países.

Cabe destacar que Reino Unido es uno de los países que menos vino produce de Europa aunque está empezando a producir espumosos de alta calidad (4,13 millones de botellas en 2016) que comienzan a darse a conocer en las islas y en los mercados de exportación.

Reino Unido es un gran aliado comercial de España en materia de vino. Este mercado representa para España el cuarto destino de sus exportaciones de vino en términos de valor y el sexto en volumen. Mientras en el Reino Unido, España se posiciona como el quinto importador de vino en términos de valor y el séptimo en volumen. Además es el destino al que se exporta más vino con D.O.

El mercado británico se está convirtiendo en un mercado de valor, más sofisticado, en el que se consume menos vino barato y más vino de calidad. Esto se ve reflejado en los datos de ventas tanto en el canal off trade como el on trade y en el aumento del precio medio de una botella de vino en Reino Unido a las 5,56 libras esterlinas.

Hay que poner un especial énfasis sobre el auge de la popularidad del vino espumoso en Reino Unido. Las importaciones de éste han crecido un 21% desde 2012 a 2016 en valor y 79% en volumen. La venta de espumoso en el canal off trade ha crecido un 10% en términos de volumen y un 11 % en valor respecto al año anterior mientras que en el canal on trade han crecido sus ventas un 30% en volumen y un 25% en valor.

En cuanto al vino fortificado, el Jerez continúa perdiendo cuota de mercado. Aunque sus importaciones a Reino Unido hayan bajado en términos de volumen en los últimos años, en términos de valor se han mantenido ligeramente estables, lo que conlleva un aumento del precio por litro, gracias por una parte a la devaluación de la libra y por otra al consumidor medio y su búsqueda de vinos de mayor calidad. Aunque en el canal off trade las ventas de vino fortificado han descendido, en el canal on trade se ha experimentado un ligero crecimiento de las mismas tanto en volumen como en valor. Hay que puntualizar el cambio de la imagen y la percepción del consumidor más joven que anteriormente no estaba interesado en este producto.

EL MERCADO DEL VINO EN REINO UNIDO

Cabe destacar el descenso del consumo de vino en el canal on trade. La cuota de mercado del vino en este canal disminuyó en el 2017 un 1% respecto de 2016. A pesar de ello, las perspectivas para el vino nacional son positivas. El continuo aumento de restaurantes españoles en Reino Unido es un elemento que favorece el consumo de vinos españoles y crea sinergias. Este canal además permite la entrada en el mercado de Denominaciones de Origen menos conocidas que empiezan a ocupar un espacio importante. El acceso a información en internet junto a la cultura vitivinícola que se está creando son dos elementos clave en este aspecto.

De nuevo durante este año, los impuestos especiales sobre el alcohol se han visto incrementados. Por ejemplo, desde el 1997, el impuesto sobre un litro de vino tranquilo de entre 5,5% y 15% se ha duplicado. Este año, ese mismo este impuesto asciende a las 2,88 libras esterlinas por litro, en torno a un 4% más que en el 2016.

Por otro lado se están empezando a observar novedades en los distintos canales de distribución. Como consecuencia de la devaluación de la libra después del brexit y de los cambios en las tendencias de los consumidores, los supermercados tradicionales están perdiendo cuota de mercado a la par que los de descuento están sumando cada vez más cuota. Estos últimos además están obteniendo muy buenos resultados en el sector del vino vendiendo buenos vinos a interesantes precios y forzando a las grandes cadenas detallistas a cambiar su estrategia de venta de vino. Además, se está viviendo el auge de las tiendas de conveniencia las cuales experimentarán un crecimiento del 17% en 2020 respecto de 2015.

En lo que respecta a la venta de vino online continúa con su fuerte crecimiento en el Reino Unido tanto desde las páginas web de los grandes supermercados como desde las grandes plataformas online o marketplaces. Se están llevando a cabo cada vez más nuevas iniciativas que favorecen este tipo de venta. No obstante, la venta online para empresas no británicas continúa estando lastrada por una gran cantidad de barreras no arancelarias como son la extrema burocracia que ciertamente limitan la posibilidad de los exportadores de realizar este tipo de venta en los países británicos.

Fuente: https://www.vinetur.com/2018021446250/el-mercado-britanico-un-mercado-de-valor.html


=