06/02/2018

www.clarin.com

El consumo de vino cayó 6% en 2017

El consumo de vino cayó 6% en 2017 según datos de Kantar Worldpanel. Es la tercera caída consecutiva. Pierde compradores a mano de la cerveza. El precio subió entre 55 y 80%.




El mercado de vino no levanta cabeza. En 2017 cayó 6%, en lo que fue su tercera baja consecutiva. Un informe de Kantar Worldpanel muestra que mientras, el mercado de bebidas con alcohol creció 5% al calor de las cervezas, el consumo de vino por hogar descendió a 39,5 litros, un litro y medio menos que el año anterior.

El consumo de vino viene derrapando desde hace cuatro décadas. En los 70 llegó al pico de 90 litros per cápita y en 2017, según datos del Instituto Nacional de Vitivinicultura, bajó a 22 litros por persona y por año. La cerveza, en cambio, pasó de 10 litros per capita a 41 litros el año pasado.

“En tres años casi el 4% de la población argentina dejó de comprar vinos, a diferencia de cervezas, que logró recuperar compradores”, dijo Carolina Nuñez, gerente de Nuevos negocios en Kantar Worldpanel.

Según la consultora hay una relación directa entre la realidad dispar de las dos bebidas: más del 95% del volumen que perdió la categoría de vinos fue transferido al mercado de cervezas. “La transferencia de volumen de cervezas a vinos tuvo foco principalmente en la mitad de la pirámide socio económica -Medio bajo y Bajo superior,que representa el 61% de la población-, qué además son los hogares más atentos a los movimiento de precio”.

El único nivel socio económico en el que los vinos recuperaron compradores fue el Bajo inferior. “Sin embargo, es necesario tener en cuenta que este sector había perdido el doble de volumen durante el 2016, por lo que, a pesar de su recuperación, aún tiene un largo camino para llegar al mismo nivel de hace dos años”, explicó Nuñez.

La caída del consumo obedece en parte a un cambio cultural. En los 70 se tomaba mucho vino de mesa y con los años fue evolucionando hacia un consumo más sofisticado. En los almuerzos desaparecieron los tradicionales pingüinos y comenzaron a ganar espacio primero las gaseosas y luego las aguas saborizadas. A esto se sumó que, debido al escaso volumen de las cosechas de los últimos dos años, los precios de los vinos aumentaron muy por encima de la inflación. En 2016, los tetrabrick subieron 98%, mientras que en 2017 lo hicieron 80%. En esos años precios de los vinos finos subieron 65% y 55%, respectivamente. En cambio, las cervezas lanzaron una agresiva campaña de marketing para estimular las ventas y bajaron los precios de las latas para ser más competitivos.

"Venimos de dos vendimias muy buenas en calidad pero extremadamente bajas en volumen. Las podemos registrar entre las más bajas de los últimos 60 años", indicaron desde el Observatorio Vitivinícola. Este año la situación podría mejorar. "Un escenario conservador muestra que un aumento de la producción de uva de 15%", señalaron.

Fuente: https://www.clarin.com/economia/consumo-vino-cayo-2017_0_SJHTGEL8z.html


=