30/11/2017

losandes.com.ar/

2018: un año de lento crecimiento en la vitivinicultura

Así evalúan varios bodegueros que se comportarán el mercado externo y el interno. En general, ya se habla de una cosecha mayor a la de 2016.




“Salir derecho”, esa es la expectativa en off de la que hablan algunas bodegas para el próximo año. Es que a menos de 40 días para que termine el 2018, cada empresa arma su previsión de ventas y stock para el año que llega y lo cierto es que varios referentes del sector tienen perspectivas moderadas, y algunos negativas.

En general, si mantienen el ritmo de consumo en el mercado interno y ganan algún punto en el externo, los objetivos del primer semestre de 2018 quedarían saldados. Así lo dejaron ver algunos de los popes de la industria, en el encuentro de fin de año que organizó Bodegas de Argentina en Buenos Aires. 

El escenario de escasa competitividad no se ha modificado en los últimos meses y eso de alguna forma ha drenado las posibilidades de crecimiento de la industria.

Si bien las condiciones macro no han cambiado sustancialmente, el dólar ha crecido por debajo de la inflación, y entre otros factores, llegar al puerto en camión cada día es más caro. 

“En 2018 vamos a tener una mejor cosecha. Tenemos buenas expectativas: creemos que el mercado doméstico, que ha estado un poco parado, va a levantar un poco y lo mismo esperamos que suceda con el comercio en el exterior. Creo que vamos a crecer, pero eso no quiere decir subir 50%; quizás crecemos unos puntos", dijo Julio Viola, director de Bodega del Fin del Mundo. 

Y agrega: “En el mercado interno se generó todo un desfase de precios, ahora los valores se han acomodado, es algo que tenía que pasar y los precios no van a avanzar mucho más. Es probable que sigan la inflación, que el año que viene será del 15%”.

Santiago Ribisich, gerente general de bodega Trivento, admite que los factores que hacen que hoy la exportación  de vinos muestre signos de caída “se están manteniendo, por lo que vemos difícil que se vaya a recuperar. El entry level no  se va a recuperar, de 32 dólares FOB la caja hacia abajo no se va a recuperar. Está complicado poder exportar en ese segmento porque seguimos con problemas de competitividad, que es donde está el consumo fuerte”. 

En tanto, Víctor Marcantoni, de Pernod Ricard, indicó que la recuperación del mercado interno va a depender de muchos factores. "El poder adquisitivo de los consumidores será clave en 2018 para mantener el consumo actual. Recuperar consumo no va a suceder. Lo cierto es que en la historia de la vitivinicultura, todo punto de consumo que se pierde no se recupera, por lo que esta situación no será la excepción”, indicó. 
Marcantoni marcó la cancha y aseguró que el desafío de volver a colocar vino en el exterior en los segmentos de precios de mayor volumen no es el único que tiene Argentina. 

“Es difícil recuperar en los segmentos de más bajos precios, donde está el mayor volumen del mercado internacional. Habrá que ver si en el mediano plazo se recompone la competitividad. Ahora esto no solo es para el vino embotellado sino también para el vino a granel, donde no podemos competir”. 

Agregó: “También el mosto concentrado puede llegar a tener inconvenientes si tenemos una cosecha un poco mejor que la 2016, ya que habrá una oferta de mosto concentrado que tendrá que estar a tono con el mercado internacional y habrá que analizar si ese negocio este año va a ser rentable o no”. 

Alberto Arizu, director de Luigi Bosca y presidente de Wines of Argentina, indicó que “en el exterior hay mercados que se han comportado muy bien. Hay bodegas que les va mejor que a otras y hay segmentos que van mejor que otros”.

En tanto, sobre el mercado local admitió que ha sido un año difícil, principalmente para los vinos de la base de la pirámide. 

Los precios para la próxima cosecha

Con la expectativa de un mayor volumen de cosecha y con el consumo en baja, al parecer, los precios para esta temporada tendrían, según los industriales, un techo.

“El mercado no está expansivo, y eso está claro”, indicó Alberto Arizu, presidente de Wines of Argentina y directivo de Luigi Bosca. 

“Teníamos buenas expectativas para este año hasta la helada última que cayó, y tuvo un efecto negativo muy sectorizado. Igual,  creo que va a ser una mejor cosecha que la anterior", dijo Arizu. 

Sobre los precios para esta temporada, sostuvo que “el gran tema es el margen que tiene el mercado para pagar mucho más precio; hay un problema de competitividad, y toda la cadena lo está sintiendo; el gran tema es que para expandirse se tiene que buscar en todos los puntos de cadena”. 

Y agregó: “El año pasado se pagaron precios altos y yo creo que este año va a ser una bisagra, no hay mucho margen para más”. 

En tanto, Ribisich, de Trivento, manifestó que “hubo una actualización muy fuerte en los últimos años, cuando el precio de la materia prima se actualizó fuertemente tras dos cosechas muy bajas. En algunos casos aumentó 400% en dos años. No sé lo que va a pasar el año que viene. Estamos viendo muy buena fertilidad, en los viñedos”.

Por ahora, es claro que hay que esperar la estimación de cosecha del INV para saber en dónde está parada la vitivinicultura de cara a 2018.

Fuente: María Soledad Gonzalez - sgonzalez@losandes.com.ar - http://losandes.com.ar/article/view?slug=2018-un-ano-de-lento-crecimiento-en-la-vitivinicultura


=