08/11/2017

El Impuesto al Vino isto desde afuera

Mientras el mundo lamenta pérdida de cosecha por cambio climático, Argentina resigna oportunidad única por impuesto

En Argentina los titulares de todos los diarios reclaman al gobierno la no aplicación de un anunciado impuesto con fuerte consecuencia retardatarias para el vino nacional, al amparo de una reforma tributaria, justo en el momento que los grandes productores europeos deben afrontar la pérdida de cosecha mas grande de las últimas décadas, por motivos climáticos.




Y es que diversos fenómenos meteorológicos extremos, que van de las heladas a la sequía, han afectado enormemente a la producción de vinos en el ámbito comunitario, que se ha situado en unos niveles históricamente bajos. Una circunstancia de la que no escapan los tres principales productores de la Unión Europea, conforme a las cifras provisionales que maneja la OIV.

Así, según el portal Tecnovino que cita como fuente de información la Organización de la Viña y el Vino (OIV), Italia, que pese a todo se mantiene, por tercer año consecutivo, como primer elaborador mundial, habría registrado este año una producción de 39,3 millones de hectolitros, una cifra un 23% más baja que la alcanzada en 2016. El pódium de la producción europea de vino lo completan Francia (36,7 millones de hectolitros) y España (33,5 millones de hectolitros), que habrían experimentado unas caídas del 19% y el 15%, respectivamente, en relación al año anterior.

Otros países europeos para los que 2017 no está siendo un buen año son Alemania, cuya producción de vino desciende el 10% y se sitúa en 8,1 millones de hectolitros, y Grecia, que también registra una disminución del 10% hasta los 2,5 millones de hectolitros. Más modesta ha sido la bajada de la producción en Bulgaria, donde la elaboración de vino sólo ha caído el 2% alcanzando el 1,1 millón de hectolitros, un volumen adecuada a su potencial.

En este contexto de caídas, Portugal (6,6 millones de hectolitros), Rumanía (5,3 millones de hectolitros), Hungría (2,9 millones de hectolitros) y Austria (2,4 millones de hectolitros) son los únicos países de la UE que han experimentado un incremento en la elaboración de vino con relación a 2016.

En América, la producción estimada de los Estados Unidos, con 23,3 millones de hectolitros vinificados (-1% con respecto a 2016), registra, por segundo año consecutivo, un alto nivel de producción. Pero estas cifras conllevan una incertidumbre: la estimación propuesta para la producción de vinos se basa en previsiones del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) sobre la producción de uvas, especialmente de vinificación, que datan de agosto de 2017 y, por lo tanto, no contemplan las pósibles consecuencias de los incendios ocurridos en el norte de California, en el mes de octubre.

La oportunidad de Argentina

En este contexto, Argentina, que el año pasado vivió una de las cosechas más escasas de los últimos años, recupera algo de tono y aumenta su producción el 25% hasta alcanzar los 11,8 millones de hectolitros vinificados en 2017. Sin embaargo, de concretarse las intenciones del Gobienro de la aplicación de un impuesto del 10 %, existe una amenaza cierta,  no solo con frustrar nuevamente la recuperación de la vitivinicultura del país, sino de propiciar el cierre definitivo de establecimientos que vienen sosteniendo una dura batalla por las condiciones de una economía desfarable implantada por el peronismo desplazado el año 2015, por el equipo del actual presidente Mauricio Macri. 

En el día de hoy, miércoles 8 de noviembre, se espera el resultado de una cita entre bodegueros y autoridades nacionales que podría - de no consensuarse una solución al tema del impuesto, al decir de los hombres del vino  - transformar la oportunidad, en un descalabro definitivo que arrastraría a varias empresas al cierre, con el consiguiente costo social para las economías regionales. Y el problema no es menor, por cuanto el vino no se trata de un comodity, sino que es una industria de transformación en la que intervienen otras diferentes y variadas industrias en caracter de proveedoras.

Fuente: http://diariodelvino.com/index.php/noticias/item/1085-el-mundo-lamenta-perdida-de-cosecha-por-cambio-climatico-mientras-argentina-perderia-oportunidad-unica-por-impuesto


=