08/06/2017

www.marianobraga.com

Vinos de La Pampa: esto es lo que viene

Unos días atrás me invitaron a moderar un panel de vitivinicultura pampeana para hablar de algo que muy pocos conocen: las viñas en los márgenes del Colorado. Catena Zapata, Bodega Del Desierto y un par más. Y los vinos que, se los firmo hoy, van a marcar historia en nuestro país.




Cuando con Flor montamos nuestro restaurante Pampa Roja en Santa Rosa, anclamos uno de nuestros pies en La Pampa. Ni pampeanos de nacimiento, ni familias por la zona, nuestra llegada a esa tierra que nos adoptaba, si bien no tiene una explicación del todo lógica, termina con un final feliz.

La cosa es que desde ese momento me empecé a sumergir tímidamente en el microuniverso del vino de la provincia. ¿Microuniverso, Mariano… si hasta hoy solo conocemos, con algo de suerte, los tintos de Bodega Del Desierto? Bueno, hasta hace poco yo creía eso también. Pero después me llegó el rumor de que Nicolás Catena había hecho una cuantiosa inversión en la villa turística Casa de Piedra, también al Sur de la provincia y, de ahí, puse primera en un camino por descubrir qué más había.

El resultado me sigue resultando inquietante.

La cosa es que cada dos años se organiza en Santa Rosa la ExpoPymes: una muestra gigantesca a la que este año concurrieron más de 100.000 personas y en donde tuve el gratísimo orgullo de moderar un panel de expertos: cinco muchachotes que sí saben de la historia y el futuro de los vinos de la región.

El Rio Colorado como eje porque, con poquitísimas excepciones, solo entendemos la vitivinicultura en Argentina si es que tenemos a mano agua para regar. Y el Colorado es enorme, caudaloso, revuelto y suculento, dispuesto a darle vida a esas tierras desérticas de la Patagonia Norte y hacer, como un milagro, que algo verde salga de ahí.

Colonia 25 de Mayo, Casa de Piedra y Gobernador Duval son, hoy, los tres micropolos en los que hay viñedos comerciales en plena producción y con etiquetas que, les anticipo, van a marcar historia en nuestro país.

mapa

Entonces al panel concurrió la gente del Ente Provincial del Río Colorado, responsables de dar agua a estas fincas, y tres enólogos, uno al frente de la elaboración en Bodega Del Desierto, otro en Catena Zapata y un último en Fincas de Duval. Discutimos sobre el efecto moderador del lago en Casa de Piedra (36.000 hectáreas de agua no son poca cosa), sobre lo intenso de los vientos en la zona, los malditos pajarracos que se comen las uvas y la importancia social de un proyecto que, en un pueblo de 400 habitantes como Gobernador Duval, puede darle trabajo a 30 familias. Sebastián Cavagnaro apostó al Franc como pocos y Leandro Castroviejo puso sobre la copa un Malbec 2015 que nos explicó cómodamente el por qué un empresario como Nicolás Catena compraba algunos cientos de hectáreas para plantar, cosechar y elaborar en La Pampa en lo que proyecta ser una de las próximas bodegas de Catena Zapata. Ese Malbec, que está en su primera cosecha, en Mendoza lo equipararon a sus vinos de la línea D.V.… nada, nada mal para viñedos novatos y sin experiencia.

También Enzo Mugnani, enólogo mendocino y pionero en el reconocimiento de las tierras pampeanas, armó ahí mismito un blend de Bonarda y Petit Verdot que cosecharon este año en las fincas experimentales que tiene el Ente Provincial del Rio Colorado. Un tinto negro que no está ni estará a la venta y que solo sirve como anzuelo para que el inversor pique y enamore. Así como enamoré yo, y así como lo hizo ese auditorio repleto que, después de engullir el último rastro violeta en la copa, se convenció de que esto se trataba solo del comienzo.

Fuente: http://www.marianobraga.com/blog/vinos-de-la-pampa-esto-es-lo-que-viene/


=