03/05/2017

www.cronista.com

Industria del vino: mucho más que un blend legal

Cuáles son los desafíos normativos que enfrenta en la actualidad la industria del vino en la Argentina. Las claves.




Para llenar la copa de vino diaria recomendada por los médicos, la industria vitivinícola argentina debe sortear desafíos legales. Sebastián Baglietto, responsable de Legales del Grupo Peñaflor, señala como los principales la prohibición de publicitar bebidas con alcohol en la vía pública en la Ciudad de Buenos Aires, la limitación a la adquisición de inmuebles rurales y el régimen de viajantes de comercio.

Carol O’Donnell, asociada senior experto de Marval, O’Farrell & Mairal, agrega la armonización de las leyes de marcas e indicaciones geográficas, y ciertas modificaciones introducidas por el Código Civil y Comercial.

Por su parte, Juan Carlos Ojam, socio de Mitrani, Caballero & Ojam, apunta sobre la imposibilidad de analizar los mencionados desafíos sin asociarlos a los propiamente comerciales.

La virtual imposibilidad de hacer publicidad en la vía pública es "un grave obstáculo al negocio", dice Baglietto, y enfatiza que "ya existe una ley de lucha contra el alcoholismo que se cumple, pero este agregado desmesurado es lo mismo que censurar la publicidad".

O’Donnell agrega que esta situación "provocó la reacción de entidades del sector y autoridades, y se presentaron recursos en su contra".

En otra línea, retoma Baglietto, existe una limitación para la adquisición de tierras rurales por parte extranjeros, que alcanza a las personas jurídicas y "pone en jaque sus posibilidades de crecimiento". El inversor extranjero encuentra un freno a la proyección de su negocio.

La "falta de adaptación de la vieja ley de viajantes de comercio a las tendencias comerciales y de estructura actuales, implica un serio obstáculo al momento de comercializar los productos vínicos", redondea el abogado in house. La especialista de Marval, en tanto, apunta que la ley de marcas y la que reconoce y protege las indicaciones geográficas para productos de origen vínico deben ser armonizadas. "La cuestión se plantea cuando se quiere registrar como marca un nombre geográfico que no fue reconocido como indicación geográfica", explica.

En otro orden, el flamante Código Civil y Comercial reguló los contratos de agencia, concesión y franquicia. Esto "exige tener en cuenta cuáles son las reformas introducidas para esos tipos de contratos, especialmente en cuanto a los plazos de duración, compensación por clientela, preaviso y responsabilidad precontractual", apunta.

Para Ojam, las bodegas enfrentan el reto de promocionar en el mundo la marca Malbec argentino. En menor escala, el Torrontés salteño tiene un desafío similar. "El desarrollo del concepto de denominaciones de origen como diferenciadoras de calidad y precio está en el debe del negocio vitivinícola. Por ahora, son más los esfuerzos individuales que colectivos", dice y evalúa que "la mayoría de las bodegas tiene un bajo entendimiento de la importancia de proteger sus marcas". "La Argentina no es miembro de ninguno de los tratados globales en registro de marcas que hacen eficiente el registro en buena cantidad de países. Es una cuenta pendiente", apunta.

Ojam carga contra la restricción publicitaria en la Reina del Plata, y agrega la falta de control de los canales de comercialización.

Fuente: https://www.cronista.com/legales/Industria-del-vino-mucho-mas-que-un-blend-legal-20170503-0006.html


=