27/04/2017

www.tecnovino.com

España mantiene su liderazgo como primer viñedo mundial y principal exportador de vino en volumen, Argentina en 9º lugar.

La Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV) ha presentado su informe anual sobre la situación del sector vitivinícola en 2016. Así hemos sabido que la producción mundial de vino en el último ejercicio ha sido de 267 millones de hectolitros, un 3% menos que en 2015, y que el consumo global se ha situado en los 242 millones de hectolitros. Respecto a la superficie vitícola mundial, esta se ha cifrado en 7,5 millones de hectáreas, con España a la cabeza con casi un millón de hectáreas cultivadas.




El director general de la OIV, Jean-Marie Aurand, ha dado a conocer, un año más, los principales hitos de la industria vitivinícola internacional en 2016. Uno de ellos fue la estabilidad en la superficie vitícola mundial, ya que esta solo se habría incrementado en 1.000 hectáreas respecto a 2015, alcanzando los 7,5 millones de hectáreas. Si nos fijamos solo en la Europa comunitaria, la superficie dedicada al viñedo en 2016 ha sido de 3,3 millones de hectáreas, lo que supone una disminución de 26.000 hectáreas entre 2014 y 2015.

Por países, los datos más recientes indican una tendencia a la estabilización de las superficies globales de viñedo en España (975.000 hectáreas), Francia (785.000 hectáreas), Rumanía (191.000 hectáreas) y Alemania (102.000 hectáreas). La superficie de viñedo de Portugal (195.000 hectáreas) y Grecia (105.000 hectáreas) vuelve a  disminuir, mientras que la de Italia se recupera (690.000 hectáreas) y alcanza los niveles de 2014.

En cuanto a la superficie de viñedo fuera de Europa, se mantiene estable en 2016 en los 3,5 millones de hectáreas. En China, la superficie sigue aumentando hasta las 847.000 hectáreas (+17.000 ha), siendo el gigante asiático el país donde más crece el viñedo en el mundo. En el lado contrario, Turquía reduce su viñedo en la misma cantidad (‐17.000 ha), hasta las 480.000 hectáreas. En cuanto al continente americano, no registra variaciones significativas en su superficie de viñedo, al igual que Oceanía. Por su parte, la superficie plantada de vid en Sudáfrica (130.000 hectáreas), que viene disminuyendo lentamente desde 2012, no parece registrar una disminución importante en 2016.

Producción global de vino

La producción mundial de vino (excluidos zumos y mostos) alcanza los 267 millones de hectolitros en 2016, el 3% menos en relación al ejercicio anterior, de los cuales 162 millones habrían sido producidos por países comunitarios. No en vano, Italia, con 50,9 millones de hectolitros, sigue siendo el primer productor mundial de vino, seguido por Francia (43,5 millones de hectolitros) y España (39,3 millones de hectolitros).

vino

Fuera de la Unión Europea, Estados Unidos alcanzaría una producción de 23,9 millones de hectolitros, un 10% superior a la de 2015. En América del Sur, la producción de Argentina, Chile y Brasil, según recoge la OIV, cae de forma destacada como consecuencia de El Niño.

En cuanto a Sudáfrica, tras dos años de buenas producciones, también redujo en 2016 su volumen de producción de manera considerable (‐6%), hasta los 10,5 millones de hectolitros, debido a la sequía.

Por último, la producción de Australia alcanza los 13,0 millones de hectolitros (+9,4%) en un contexto de casi estabilidad del tamaño del viñedo, signo de mejora de la productividad con respecto a 2015. Por otro lado, el viñedo neozelandés, en 2016, anota un nivel de producción cercano a la marca de 2014 (3,1 millones de hectolitros) y registra un aumento importante (+34%) con respecto a la cosecha de 2015 (2,35 millones de hectolitros).

Consumo mundial

Se calcula que el consumo mundial de vino en 2016 asciende a 242 millones de hectolitros, lo que representa un ligero aumento de 0,9 millones de hectolitros con respecto al año anterior. Estados Unidos, con un consumo estimado de 31,8 millones de hectolitros, se confirma como primer consumidor mundial de vino desde 2011, aumentando un 2,5% en relación a 2015.

Estados Unidos es el primer consumidor mundial de vino, seguido de Francia, Italia, Alemania y China

La caída del consumo se suaviza en los países europeos tradicionalmente productores y consumidores. Así, Francia es testigo de un ligero descenso —27 millones de hectolitros, es decir, 0,2 millones de hectolitros menos consumidos que en 2015—, mientras que España (9,9 millones de hectolitros) y Portugal (4,8 millones de hectolitros) se mantienen estables. Italia experimenta un considerable repunte por segundo año consecutivo (1,1 millones de hectolitros, lo que equivale a un crecimiento del 5% con respecto al ejercicio anterior) y alcanza los 22,5 millones de hectolitros en 2016. También aumenta el consumo en Reino Unido hasta los 13 millones de hectolitros (+200.000). Por su parte, Alemania registra una caída del 1,8%, situándose su consumo en los 20,2 millones de hectolitros.

Por lo que respecta a China, el consumo en 2016 superaría los 17 millones de hectolitros (un 6,9% más que en 2015), a pesar de que en los años anteriores se había producido un parón en el rápido aumento de la demanda interior, que comenzó a principios de la década del año 2000.

En cuanto a Oceanía, el consumo de los mercados australiano y neozelandés se replegó ligeramente en 2015 por efecto de la reducción del consumo en Australia pero, en 2016, con 6,3 millones de hectolitros consumidos, se ha vuelto a los niveles registrados en 2014. En Sudáfrica, el consumo también ha aumentado en el último año (+3%) hasta alcanzar los 4,4 millones de hectolitros.

Por lo que se refiere a América del Sur, el consumo de vino habría disminuido en 2016, en particular en Argentina (-8%) y en Brasil (-12%). No obstante, Chile anotaría un aumento del 5% en el consumo, hasta alcanzar los 2,2 millones de hectolitros, tras registrar una reducción de enorme importancia (850.000 hectolitros) entre 2014 y 2015.

Comercio internacional de vino

El informe de la OIV también recoge datos sobre el comercio mundial de vino, entendido este como la suma de las exportaciones de todos los países. Así, el mercado internacional de este producto habría alcanzado en 2016 los 104,1 millones de hectolitros (‐1,2%) en volumen y los 28,9 miles de millones de euros (+2%) en valor. En este contexto, España mantendría su posición de liderazgo como principal exportador de vino en volumen, mientras que Francia se situaría a la cabeza de las exportaciones mundiales en valor.

Por tipo de producto, los vinos embotellados siguen representando el 72% del total de las exportaciones en valor, los vinos espumosos alcanzan el 18% (aunque solo representan el 8% del volumen total de exportaciones), y los vinos a granel o en envase de más de 2 litros representan el 10% del valor total, pese a que suponen el 38% del volumen del mercado internacional.

Fuente: http://www.tecnovino.com/espana-mantiene-su-liderazgo-como-primer-vinedo-mundial/


=