11/04/2017

Angel Leotta - presidente de la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar).

"La tecnología será la llave para la sostenibilidad del sector vitivinícola"

Una charla a fondo con Clarín Rural.




1- ¿Cómo está concluyendo la vendimia este año?

Desde el punto vista climático, la campaña fue excelente y eso generó un estado sanitario de las vides única en este ciclo. particularmente, nunca había visto la sanidad de las uvas como las de este año. Ahora, respecto al volumen, la cosecha es magra. Mendoza tiene una cosecha mejorada respecto a la del año pasado, que fue de la peores de los últimos 59 años y, por el lado de San Juan, también habrá mermas productivas.

2- ¿Y a qué se debe que, por un lado, fue un año climático excelente y, sin embargo, eso no se refleja en los rendimientos?

En el mes de septiembre de 2016 hubo heladas intensas en las zonas vitivinícolas más importantes. En general, el sector supuso que no había ocasionado daños en el cultivo pero al cosechar nos dimos cuenta que si perjudicó el desarrollo normal. En los lotes sanjuaninos este acontecimiento afectó mucho sobre la variedad más sembrada en la provincia, por eso las mermas son importantes, y van entre el 20 al 50 por ciento.

3- Siguiendo el análisis sobre la cadena, ¿cómo está industria vitivinícola?

La industria también está resentida. Principalmente, la está afectando un valor del dólar que ya no es tan competitivo y esta falta de competitividad actual se está viendo en los volúmenes de vino para la exportación, que están bajando. Y, al mismo tiempo, en el mercado interno los consumos no repuntan ya que el consumidor, actualmente, se asegura lo más importante y el vino no es un producto de primera necesidad.

4- ¿Qué problema coyuntural y de largo plazo tiene la vitivinicultura argentina?

Teniendo en cuenta las bajas en la producción, un problema coyuntural es que, a pesar de los mejores precios de mercado, con un caída en el volumen de uva, los productores percibirán el mismo ingreso que el año pasado. A pesar de la mejora en el ingreso, esto no es positivo porque los costos se incrementaron este año. De esta manera, para la próxima campaña, los trabajos técnicos en los viñedos no serán los más adecuados. Y, a largo plazo, este sector se dirige hacia dos situaciones productivas que serán fundamentales y que todo productor deberá tener en cuenta: el riego por goteo y la cosecha mecanizada o semimecanizada. El productor que no pueda acceder a ellas no podrá mantenerse.Esto se debe a que cada vez hay menos mano de obra en el campo, por otra parte, hay que hacer más competitivo el precio del producto y, de esa forma, poder estar a la altura de varios países que ya tienen estas tecnologías muy instalada en su cultura productiva.

5- ¿Cómo ve a la vitivinicultura argentina en los próximos años?

Imagino que tendrá un fuerte presencia en los mercados globales y con toda la tecnología totalmente desarrollada. El año pasado sucedió un hecho atípico. Atípico porque jugaron todas las variables a favor de la Argentina. Y, con esto, quedó demostrado lo que podemos lograr: el año pasado, el país fue el primer exportador de jugo concentrado de uva. Entonces, con este antecedente, cuando se respalde a la industria vitivinícola, sin dudas, estaremos entre los productores mundiales líderes.

6- Si se reuniese con la cartera de Agroindustria, ¿cuál son los temas más importante para abordar con ellos referidos al sector?

En representación de Coviar, uno de los temas más urgente es el avance de la ley para el uso de jugos de fruta para edulcorar bebidas sin alcohol que, actualmente, es un proyecto de dentro de la Cámara Legislativa y, ante el éxito del programa Proviar 1 que es un proyecto para la integración de los pequeños productores a la cadena y que se financió con totalmente con el Banco Interamericano de Desarrollo, es necesario comenzar con la segunda parte del programa para concluir una serie de temas inconclusos.

Fuente: https://www.clarin.com/rural/tecnologia-llave-sostenibilidad-sector-vitivinicola_0_BkUgBwrpx.html


=