11/04/2017

vanguardia.com.mx

10 mitos del vino (otros 10 y van...)

Los mitos son historias imaginarias que alteran las verdaderas cualidades de las cosas, generalmente derivados de la falta de información lo que les da más valor del que en realidad tienen.




Por Gustavo Espinosa Mireles para vanguardia.com.mx

El mundo del vino esta repleto de mitos que lo hacen mas atractivo para los consumidores, que si el vino blanco es solo para acompañar los pescados y carnes blancas, que si el corcho natural es mejor que el sintético, que el vino tinto es mejor con carnes… Son tantas las ideas que giran alrededor del vino que a pesar de ser muy conocidas no son totalmente verdaderas.

Algunos de estos mitos son:

La Forma de la copa no influye.

Si el vino es malo, es malo! No importa en que copa lo sirvas, estudios recientes han demostrado que la forma de la copa influye en la manera en como saboreamos y olemos el vino, una copa adecuada para cada tipo de vino nunca esta de más.

Los vinos blancos causan resaca.

Muchas personas son propensas a tener dolor de cabeza después de beber una copa de vino, pero nadie puede asegurar con certeza esta causa, ni si es por ser vino blanco o tinto. Puede ser por los sulfitos añadidos, los taninos o bien por las histaminas, pero aun no hay estudios que lo confirmen del todo.

Los amantes del vino son esnobs.

El vino como cualquier otro tema, tiene sus propios lenguajes y códigos, pero no es esnobismo, es una manera particular de expresar el conocimiento del tema, al igual que los amantes de la cerveza o del futbol, el vino cada día es mas accesible y práctico para los consumidores.

Un Rioja o un Ribera no tienen falla.

Esto puede ser tan cierto o tan falso como el vino. Los vinos que tienen una denominación de origen tienen una garantía de ser elaborados bajo condiciones de calidad y cuidados determinados, más esto no significa que el vino sea de una calidad excepcional o que simplemente te guste. Para mí los mejores vinos son los de nuestra tierra, pues combinan perfecto con nuestra gastronomía, son ejemplo de esfuerzo y calidad.

Cuando pienses en vino piensa en Coahuila.

Cuando hueles el corcho sabes si el vino esta bueno o malo.

El corcho es corcho, por lo mismo huele a corcho, ya sea sintético o natural olerá a corcho.

La única manera de saber si un vino es bueno o es malo es confiar en tus sentidos una vez que lo huelas y lo cates. Puedes fijarte que el corcho este entero y que no queden fragmentos del mismo en la botella, mas esto no influye en la calidad del producto.

Si el vino tiene tapón de rosca es malo.

Estamos muy acostumbrados al corcho, esto no significa que el vino sea malo y que los tapones de rosca sean utilizados para tapar vinos malos;  al contrario, como método pueden ser una mejor elección para vinos que se consumirán jóvenes, además de que este sistema nos guste o no es más fácil de abrir para muchos.

El vino tinto se sirve a temperatura ambiente y el vino blanco frio.

En este tema y para evitar malos entendidos, lo recomendable es servir el vino a la temperatura que recomienda su enólogo o la bodega. Por ejemplo los vinos de crianza suelen servirse a unos 18 grados centígrados, los jóvenes a 16, los blancos entre 6 y 10 grados. Yo prefiero todos frescos, ya que al calor de la platica y la conjunción de la copa entre nuestras manos tendemos a calentarlos y demeritar un poco su sabor.

El vino rosado es para mujeres.

El vino rosado es un vino agradable y fácil al paladar, por esto gusta a muchas personas que no son tan amantes del vino, normalmente mujeres. Pero bueno, todos sabemos que las mujeres tienen mejores gustos que los varones. El rosado es para quien le guste el rosado y punto.

El tinto es para carne y el blanco para pescado.

Y las niñas van de rosa y los niños de azul.. No, aunque el vino tinto combina mejor con platillos mas fuertes e intensos y el blanco con platos mas suaves y afrutados, la forma de maridar la comida y el vino es analizando y combinando sus sabores. Experimenta, descubre y disfruta.

Cuanto más viejo es el vino, mejor.

Esto es totalmente falso, solo un número muy reducido de vinos tiene la estructura adecuada para mejorar su calidad con el envejecimiento. El resto tiene un tiempo determinado para su consumo, si esperas demasiado puedes arrepentirte de no haberlo bebido antes.


=