09/02/2017

Polémica por la prohibición de publicitar el vino en CABA

La Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR) brindó una exhaustiva explicación acerca del recurso de inconstitucionalidad presentado por la entidad con el objetivo de frenar la Ley que prohíbe la publicidad de bebidas alcohólicas en la vía pública de CABA.




El encuentro que se desarrolló en la Casa de la Provincia de Mendoza y participaron la presidenta de COVIAR Hilda Wilhelm, bodegueros, productores vitivinícolas y legisladores nacionales.

"Somos conscientes que nuestro producto tiene alcohol. Pero considero que no es justo equiparar al vino con el resto de los productos industrializados de ésta categoría", manifestó la presidente de la entidad, Hilda Wilhelm, ya que la norma aprobada por La legislatura de la Ciudad de Buenos Aires el 24 de noviembre prohíbe la publicidad de todas las bebidas alcohólicas en la vía pública y el auspicio, por parte de marcas de estas bebidas, de actividades culturales, sociales, deportivas de acceso libre y gratuito en el ámbito de la Ciudad.

"La vitivinicultura argentina está a favor del consumo responsable y sin excesos, pero consideramos que este tipo de reglamentaciones causarán un severo perjuicio en la pérdida de los niveles de ocupación en las zonas vitivinícolas de origen y afectará la imagen de Argentina a nivel internacional", agregó.
Motivos de la Inconstitucionalidad

La acción presentada por la vitivinicultura argentina a través de COVIAR, considera declarar inconstitucionales los artículos 4°, 5°, 6°, 7°, 8° y 1° de la Ley 5708 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y los artículos del Decreto 44/17 modificado por el Decreto 48/17 que impiden realizar acciones publicitarias.
La Ley 5708 es incompatible con legislación nacional previa emitida por el Congreso de la Nación, como lo es la ley de creación del Plan Estratégico Argentina Vitivinícola 2020 y la ley que declara al vino argentino como la Bebida Nacional. Ésta última tiene entre sus objetivos, la difusión de las características culturales que implica la producción, elaboración y consumo del vino argentino y sus tradiciones.

Igualmente, son numerosos los estudios que han demostrado que el consumo de vino puede ser positivo para la salud, estos efectos han sido puestos de manifiesto en el informe elaborado por la Cátedra de Fisicoquímica de la Universidad de Buenos Aires (UBA), la Sección Viticultura de la Estación Experimental Agropecuaria del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y expertos de las Universidades de Glasgow, California, Los Ángeles y Chile. Sin embargo, la Ciudad de Buenos Aires prohíbe la publicidad en la vía pública para todas las bebidas alcohólicas equiparando al vino con el resto de las bebidas.

Según Luis Borsani diputado de la UCR sostuvo que "Los legisladores de la Ciudad de Buenos Aires van a tener que entender e informarse que el vino no es el responsable de los excesos de consumo los fines de semana en las “previas” y los "boliches". El 93% del consumo del vino en el país se consume en el ámbito del hogar o en reuniones familiares y el 7% restante corresponde a la gastronomía. Por ese contexto de consumo, el vino tiene control social. Desde la política vamos acompañar a la vitivinicultura en su planteo de "inconstitucionalidad" en la legislatura porteña para que se paralicen todos los efectos de la reciente ley aprobada y reglamentada que regula –al punto de prohibirse- toda clase de publicidad en la vía pública de todas las bebidas alcohólicas".

La senadora Justicialista Anabel Fernández Sagasti (FPV) indicó que el único objetivo que tiene esta ley es mostrar que el macrismo que dirige la CABA hizo algo tras las muertes de los jóvenes en la fiesta de Time Warp, "Cuando en realidad no hicieron nada. Sancionaron una ley para la tribuna intentando esconder que son ineficientes para controlar la noche y el resultado son restricciones absurdas a la industria del vino”. Fernandez Sagasti agregó: “Los jóvenes de TIME WARP murieron porque no había agua potable y le vendían las botellitas de agua a 100 pesos. El vino no tuvo nada que ver en esas muertes, fue el éxtasis no el alcohol lo que tenían que controlar".

La diputada Susana Balbo (PRO) sostuvo en comunicación desde Londres que "la industria del vino en Argentina hace esfuerzos enormes desde la comunicación para el Consumo Moderado y forma parte de programas internacionales en esa materia. Científicos y expertos han demostrado los beneficios del consumo moderado de vino para la salud. Se pueden repasar informes de prestigiosas universidades y centros de investigación de Argentina y el mundo. Nada tiene que ver con el exceso de consumo de alcohol de jóvenes. A esto se agrega que la prohibición de estar presente en la promoción de otras actividades como la gastronomía o el turismo atenta directamente con el desarrollo de las economías regionales, tan necesitadas hoy de encontrar fuentes de expansión luego de varios años de retraso"

También el diputado Alejandro Abraham (FPV) dijo que "La ley de la Ciudad de Buenos Aires perjudica a toda una industria, a las 7 provincias vitivinícolas y a todos sus actores. Creo que estas leyes tienen una segunda intención por parte de sus autores que sólo buscan limitar el consumo de vino –bebida nacional e incluida en el código alimenticio– para voltear las preferencias hacia bebidas analcohólicas e incrementar ganancias a grandes multinacionales. Acá hay un juego macabro".

En tanto, Luis Petri (UCR) manifestó que ha presentado  un proyecto de declaración, solicitándole a la Legislatura Porteña que revea el dictado de esta ley que regula la publicidad en la vía pública de las bebidas alcohólicas en CABA, exceptuando al vino por las características y la significancia que tiene como Bebida Nacional y como bebida alimentaria. Petri indicó además que solicitará en el Congreso Nacional la modificación de un artículo de la ley que promueve al vino como Bebida Nacional estableciendo con precisión que la publicidad del vino no puede tener otras prohibiciones que las establecidas en la Ley de Lucha contra el Alcoholismo y en la Ley de Tránsito". Además, Petri expresó que "esto es necesario para evitar las asimetrías en las legislaciones de las distintas provincias. Creemos que hay que tener en cuenta que el vino es Bebida Nacional y lo que culturalmente significa para la Argentina y para el mundo".

Por último, el ex gobernador de San Juan y diputado nacional, José Luis Gioja, sostuvo que la normativa porteña es "una injusticia muy grande. Estas medidas son absolutamente discriminatorias y es obligación de los legisladores defender al vino en su lugar de bebida nacional".

Fuente: Telam y otros medios


=