17/11/2016

ecocuyo.com

Enólogos: con el libro de pases abierto (¿el vino vuelve a ser negocio?)

Un incesante movimiento se está produciendo en las bodegas, con varios cambios de enólogos. Directivos de bodegas y departamentos y analistas externos en recursos humanos están a full en estos días. Los casos más resonantes. / Por Oscar Pinco




Un incesante movimiento se está produciendo en las Bodegas, con varios cambios de enólogos, lo que implica una rápida toma de decisiones, ya que por un lado tenemos el fin de año a la vuelta de la esquina, y ya hay que estar preparados para lo que se viene, es decir la próxima vendimia, por lo tanto directivos de bodegas y departamentos y analistas externos en recursos humanos están a full en estos días.

Uno de los casos más impactantes es el de David Funes, que tras 9 años en la Bodega Sin Fin se alejó del establecimiento vitivinícola de la familia Caselles, apuntando a tener mayor libertad y asesorar a dos nuevos emprendimientos sin alejarse de Maipú.

El queridísimo “Pelado” de Junín, que es uno de los más destacados winemakers sub 40, se quedará en la zona, ya que sus dos nuevos emprendimientos son de Barrancas, y en ambos apuntan a vinos de alta gama, segmento donde Funes logró un gran posicionamiento con los vinos de la bodega de Rodeo del Medio.

En ese sentido comenzó a trabajar con unos viticultores de larga trayectoria en la producción de uvas, la familia Quiroga, pero hasta ahora solo se dedicaban al trabajo primario en los viñedos -que son un lujo-, y decidieron ahora dar un paso más e invertir y producir vinos. Por otra parte, continúa asesorando a una empresa de capitales chilenos que decidieron invertir en Mendoza, y es controlada por la familia Betatti, y ya tienen ‘a punto de caramelo’ el lanzamiento de su primera linea de vinos.

De todos modos, podría seguir ligado a Sin Fin como asesor externo para algunos temas puntuales, ya que el enólogo le tiene un enorme respeto a Carlos Caselles, titular de la bodega.

Otro enólogo de la generación Sub 40 que dejará su cargo es el talentoso Alfredo Draque, que venía haciendo un gran trabajo de posicionamiento en Cavas La Capilla, pero ya se está desvinculando de la bodega de San Roque.

En la actualidad, Draque está con el asesoramiento para una empresa de fraccionamientos móviles -Innopack- que le prestan servicios a grandes bodegas en sus lineas de alta gama, y de los vinos más cuidados de bodegas boutique.

Además, Draque le dijo a Ecocuyo: “Me han planteado hacer un asesoramiento externo en la Bodega Lopez Nocetti en Medrano, que los asesoraba el enólogo Fabián Valenzuela, de Tapiz, y ahora me han pedido que yo los asesore en la época de la vendimia. Van a liderar un un consorcio de bodegas boutique y exportar más fuertemente a Europa, en especial a Inglaterra y los Países Bajos, y después también Estados Unidos y China, ya que se está empezando a mover mucho el mercado asiático”.

Draque, que viene de una familia de viticultores muy fuerte de Junín, ya estuvo asesorando a una bodega en los Estados Unidos.

En Alta Vista primero se fue la segunda enóloga, Julia Halupczok, con destino a Sophenia (en el perfil de su cuenta de Twitter dice: “Ingeniera Agrónoma amante de la Enología. Gte de producción en Finca Sophenia. Parte de mi corazón quedó en Alta Vista”). Y ahora también se va su primer enólogo, el francés Matthieu Grassin, después de 15 años que estaba en Mendoza (hizo una maestría en la UNCuyo y también estuvo en Valentin Bianchi) se decidió volver a mediados de diciembre a Francia.

Otro caso es el de la Bodega Renacer, que puso en 2014 como ‘Head Winmaker’ a Pablo Sánchez, que venía con 12 cosechasen como segundo enólogo de Catena, secundando a Alejandro Vigil y a cargo de los espumantes, y estuvo apenas dos cosechas en la bodega que lidera el chileno Patricio Reich, que en estos días en la bodega de la calle Brandsen de Luján anunciarán a su nuevo enólogo, y a pesar del hermetismo el profesional sería un mendocino que aquilató gran experiencia fuera del país.

Mientras tanto, Sánchez emigró a la Bodega Los Haroldos, donde lo contrataron para armar un equipo de enología que apunta al segmento de alta gama en la empresa de la familia Falasco, en San Martín.

Otra bodega de la calle Brandsen que se quedó sin enólogo fue Casarena, ya que hace unos meses dejó su cargo Bernardo Bossi, que apostó a al gunos proyectos de menor envergadura y estar más cerca de su familia, en San Carlos, Valle de Uco .

Para reemplazarlo trajeron a Mariano Quiroga Adamo, que estaba en en la Bodega El Porvenir, en Cafayate, Salta (7 años estuvo en el Norte) un proyecto vitivinícola que algunos le atribuyen al gobernador salteño Juan Manuel Urtubey.

La bodega salteña, a su vez, salió a contratar a otro profesional, y se llevó a Francisco “Paco” Puga , muy reconocido en Cafayate, que se lo ‘sopló’ a Amalaya.

También el segundo enólogo de Finca Flichman, Cristian Moor , se fue hace dos meses de la bodega de Barrancas. A Cristian -que conduce el programa radial “Matices del Vino”, le surgió la posibilidad de hacer una linda experiencia enológica junto a uno de los grandes “flying winemakers” del mundo del vino, el italiano Alberto Antonini.

Le peguntamos a Alfredo Draque

-¿A qué se debe tanto movimiento?
– El precio del vino , después de cuatro años que estuvo frenado y quieto , entonces empieza a ser un buen negocio de nuevo. Y se empieza a invertir un poco más y se comienzan a plantear nuevos negocios que se vislumbra que pueden funcionar. Concretamente esta gente de Medrano, la Bodega Lopez Nocetti que me contrató para la próxima vendimia, estaba vendiendo hoy cinco contenedores mensuales, y su proyección es duplicarlo o triplicarlo , es decir pasar a vender 10 o 15 contenedores mensuales, y esto genera toda una expectativa comercial muy fuerte.

-¿Entonces se generan nuevas ofertas para los enólogos?
– Esto genera que las bodegas que no tenían a un enólogo de manera permanente , porque no lo podían absorber o no daba el negocio , ahora si lo quieren , porque quieren tener a alguien que esté al frente . O quienes apuntan a un nicho de alta gama, busquen a alguien con mayor experiencia. Y los profesionales que tienen experiencia, no quieran estar atados a una sola bodega, y tener mayor libertad y ser asesores externos. Es todo una cadena, y también se produce un efecto dominó.

-¿Y empiezan a mejorarse los salarios?
-Como s e a reconfigurado el precio del vino , pero también se ha planteado el valor y los honorarios de los profesionales . E n muchos casos los sueldos estuvieron durante todo este tiempo muy achatados , y he visto en estos días publicado en Internet el ofrecimiento de un puesto con un sueldo para un primer enólogo de 45,000 pesos en blanco , valor que hasta hace un tiempo atrás era impensado .
Hoy las empresas están invirtiendo en maquinaria , en producto , y también en capital humano.

-¿Se vuelve a mover el engranaje de la producción?
-Así es, ya que a l generarse mayor movimiento y ver que el negocio se vislumbra que vuelva a ser rentable , entonces se empieza n a dar estos cambios , y no solo con los enólogos, también se están dando con ingenieros agrónomos, y con otros sectores de las áreas comerciales, de exportación, y otros empleados del staff de una bodega que no son tan notorios.

Hay un movimiento fuerte en la industria y esto se nota.

Fuente: http://ecocuyo.com/los-pases-de-enologos-sacuden-a-la-industria-el-vino-vuelve-a-ser-negocio/


=