16/08/2016

El regreso de un vino histórico: Maravilla

La bodega Arenas compró la marca y ya sacó el vino a la calle. "Siempre bueno, siempre parejo", era el slogan publicitario de la marca hace 40 años. Añoranza de largas mesas familiares. Por Viviana Pastor.




Los memoriosos van esbozar una sonrisa y tal vez se animen a tararear el jingle de hace más de 40 años de vinos Maravilla, que vuelve al mercado después de varios años de su desaparición de las góndolas.

La bodega Arenas es la que adquirió la marca, decidió reflotarla y ya están los vinos disponibles para quienes quieran ponerlo en su mesa. "Mediante un acuerdo celebrado hace un tiempo, asumimos el compromiso de continuar y volver a poner en valor la marca histórica de los sanjuaninos, con el sostén de potencia productiva de nuestros viñedos”, dijeron desde Arenas.

"Siempre bueno, siempre parejo”, era la frase histórica de maravilla, los gerentes señalaron que la marca volverá a apoyar el deporte y otras iniciativas sociales. La bodega también reflotó uno de los slogans de antaño con el que actualmente lo promocionan: "qué Maravilla de vino”. 

Maravilla fue un vino que hizo historia en el deporte nacional al ser la primera marca que promocionó en la camiseta de un equipo de fútbol, nada menos que de Boca Juniors. 

Pero su historia nos remonta 81 años atrás, cuando en 1935 los empresarios Carlos Gualino y Mauricio Escolar levantaron una bodega que estaba destinada a ser histórica para la provincia, en plena  Capital. 

20 años después de su creación, la bodega ya era una de las más importantes de San Juan. Pero además se complementaba con un aserradero, que llegó a ser uno de los más importantes del país. Producía trabas, media trabas y postes a los nuevos parrales que se levantaban por todos lados en la década del ’50 cuando la vitivinicultura tomaba vuelo propio en la provincia.

Cuando en 1971 murió Carlos Gualino, su hijo siguió al frente de la bodega junto a sus hermanas Ana Gualino, esposa de otro gran empresario vitivinícola, Jorge Estornell, y Lidia de Castro. Pero dos años después decidieron vender su parte de la empresa a la familia Escolar.

Controlada completamente por los Escolar, la bodega siguió creciendo y en 1983 dio un salto histórico: el 26 de febrero Boca salió a jugar con la publicidad de Maravilla en su camiseta,  enfrentaba a River en un torneo de verano en Mar del Plata. Fue una estrategia publicitaria monumental, la marca quedó para siempre en la cabeza de los argentinos. Dicen que atrás de esa idea que después copiaron todas las grandes marcas fue de Mario Torraga, un publicista que había llegado a San Juan para promocionar los vinos.

En los ’90, la familia Escolar le vendió el establecimiento a la firma Plaza Vieja, pero la bodega venía en decadencia y no lograron levantarla, según registros de la época. Una firma, que casualmente se llamaba Maravilla, de capitales cordobeses y sanjuaninos, compró la quiebra de Plaza Vieja, pero tampoco pudieron resucitar la bodega, que fue a la quiebra en el 2000. 

En 2004, el viñatero sanjuanino Miguel Garcés adquirió el establecimiento en un remate, pero la bodega Arenas compró la marca Maravilla el año pasado con el compromiso de reflotarla. 

En envase treta brick, el blanco y tinto de mesa Maravilla, volvió al almuerzo de los argentinos.

Fuente: http://www.tiempodesanjuan.com/economia/2016/8/15/regreso-vino-historico-maravilla-144953.html


=