21/07/2016

El hospital en Canadá que cura el alcoholismo con vino..

Un centro médico de Ottawa creó un programa para cambiar el comportamiento de consumo de los pacientes




A menudo, el tratamiento usual para el alcoholismo crónico es la abstinencia total. Sin embargo, los médicos del hospital The Oaks crearon un procedimiento mediante el cual tratan y erradican dicha enfermedad dándoles una porción de vino a los pacientes en intervalos de una hora a lo largo del día.

A decir del sitio BBC News, los médicos del hospital The Oaks, situado en la capital de Canadá, Ottawa, llevan a cabo el Programa de Alcohol Gestionado (MAP, por sus siglas en inglés) para cambiar el comportamiento de consumo de los adictos a las bebidas que contienen dicha sustancia.

De acuerdo con el el reportaje de dicho sitio, poco más de 50 internos del hospital The Oaks reciben su primera dosis de vino a las 7:30 de la mañana cuando se les da casi 200 militros, mientras que el resto del día hasta las 21:30 de la noche se les da poco más de 140 mililitros.

Durante el tratamiento, si alguien muestra signos de intoxicación, los médicos no le sirven el vino y "le piden que vayan a su habitación a tomar una siesta", comentó Lucía Ali, una de las doctoras del hospital The Oaks

"La idea era que si podíamos estabilizar la locura de sus vidas, entonces tal vez podríamos hacer incursiones con su salud mental, la adicción al alcohol y sus enfermedades físicas", explicó a la cadena BBC el doctor Jeff Turnbull, el jefe de personal del hospital de Ottawa.

Por su parte, Elisa Pewheoalook, quien es una interna que vive en Pond Inlet, un pueblo inuit en el norte de Canadá, ha estado bebiendo durante 40 de sus 53 años; una vida arruinada por el alcohol.

"El vino de aquí no es malo. En la calle bebía enjuague bucal o laca para el cabello. No sabía rico pero lo que yo quería era beber. Me enferma pensar que tomaba eso. Aquí tomo mucho menos", dijo la paciente.

De acuerdo con el reportaje, el Programa de Alcohol Gestionado (MAP, por sus siglas en inglés) fue diseñado para hacerle frente a las necesidades de las personas sin hogar que trataron de dejar de beber y fallaron. El esquema fue creado por un grupo de profesionales de la salud hace alrededor de 15 años.

Los residentes de The Oaks contribuyen al costo de su mantenimiento y el tratamiento con sus pensiones y beneficios estatales. Después de recoger sus bebidas en el mostrador, deambulan en el área común, o se llevan sus bebidas al patio exterior y encienden un cigarrillo.

Dentro del hospital, los pacientes internados charlan con amigos, juegan a las cartas, o se sientan, beben y miran al vacío. Hay una sala de televisión y una computadora. Hay excursiones y viajes de compras. Hay una clase para mantenerse en forma.


=