18/10/2012

La mano de obra representa más del 50% del costo de un vino

Los bodegueros destacan que es el eslabón de la cadena productiva que más ha crecido. Desde las consultoras aseguran que los pedidos se han frenado y en algunos casos, llegaron los recortes de personal.

Laura Saieg
lsaieg@areadelvino.com



Los recortes llegaron a toda la cadena productiva y las bodegas no están ajenas a esta realidad. Mientras que en años anteriores, la demanda de personal y trabajos de head hunting eran requeridos a la consultoras, en el segundo semestre de 2012 los pedidos se han detenido y el panorama que se avisora es poco prometedor.

Esto se debe a que es uno de los costos que más se ha elevado dentro de la cadena dentro de la cadena productiva de un vino. ""La mano de obra es sin ninguna duda el costo que más ha aumentado en los últimos años, a un promedio anual del 25%. Hace unos años, la mano de obra representaba un 33% del costo de un vino, hoy supera el 50%", destaca Roberto de la Mota, enólogo y socio de Mendel Wines. Asimismo, indicó que frente a estos aumentos, la estrategia que adopta la empresa es eficientizar costos, aumentando el número de botellas.

Asimismo, Alejandro Vigil, director enológico de Catena Zapata, remarcó que "la realidad es que la escala de costos de la industria ha cambiado. Hoy la mayor relevancia en este sentido se lo lleva la mano de obra, y con la necesidad de mejorar por parte nuestra la calidad de vida del trabajador. El costo, en un vino, antes era de un tercio, hoy es de más del 50%, superando indudablemente a los insumos enológicos que le siguen, y por último todo lo que es energía". En relación a esto, indicó que "el problema más grande el atraso cambiario, que provoca un desfasaje de costos y rentabilidad en la empresa difícil de asumir".

La demanda en stand-by

Exceptuando los primeros meses del año, donde los requerimientos de personal temporario aumentan por una cuestión estacional (vendimia), la demanda se estancó y los pedidos han ido en baja en todos los meses que le siguieron a marzo.

Carlos Caselles, presidente de Master Consulting, indicó que "la realidad económica y las perspectivas negativas de la vitivinicultura han provocado que la mayoría de las bodegas estén orientadas a bajar costos; y cuando se comienza a evaluar esto, el salarial es uno de los principales dentro de la estructura de costos de las empresas que se achica. Por ende muchas bodegas tratan de realizar los ajustes necesarios".

Asimismo, María Belén Morales, directora de la Zona Cuyo de Adecco Argentina comentó el hecho de que las bodegas están siendo más cautelosas al momento de contratar personal para afrontar las dificultades del mercado.

Otro especialista en el área de recursos humanos, César Morchio, de Morchio y Asociados, sostuvo que el ajuste por ahora no es tan llamativo en los puestos gerenciales, pero sí hay una reducción de posiciones bajas. Más allá de esto, "la tendencia que se observa desde hace algunos meses es un estancamiento en la demanda, manteniéndose en niveles muy bajos, al igual que durante los últimos 12 meses".

En concordancia, Fernando Podestá, director de Manpower Mendoza, remarcó que "la industria vitivinícola experimenta un retracción importante en las ventas, la cual se ve reflejada inmediatamente en una caída en los pedidos de personal".

Esta situación que plantean los especialistas se observa en la caída de las ventas del fraccionado al mercado externo, las cuáles fueron del 7% en volumen entre enero y agosto del 2012 contra el mismo periodo del 2011. Otro fenómeno que se observa, y que repercute inevitablemente en los puestos de trabajo, es el hecho de que la industria ha visto crecer las exportaciones del granel.

En este caso, crecieron un 184,5% en valor y un 182,3% en volumen en el acumulado enero-junio del 2012 en comparación al mismo período del 2011. Esto genera que se deje de prescindir de trabajadores para el fraccionamiento, para las exportaciones, la comunicación, entre otros. Es una cadena que destruye a la industria.

Ventas y producción, los cargos menos demandados

En el ambiente se percibe mucha cautela por parte de los empresarios vitivinícolas. Las señales que indicarían una mejora se hacen esperar y estas inquietudes se trasladan al mercado laboral.

En un sondeo realizado por Día a Día del Vino a especialistas en Recursos Humanos, sobre cuáles han sido los cargos menos demandados, la respuesta generalizada fue para aquellos puestos relacionados a "ventas".
Podestá, hizo referencia que ante los números que entrega el mercado de consumo, es lógico una reducción en las áreas que dependen de producción y ventas.

En tanto, Caselles reveló que las posiciones más afectadas han sido aquellas vinculadas al  comercio exterior, logística y comerciales. Pero a esta situación, se han sumado los operarios en general.
"Las ventas caen, la producción también, y el trabajo en bodega es cada vez menor" graficó Caselles. Mientras que en el caso de los vendedores, la situación depende del tamaño de la bodega.

Ante la caída de la rentabilidad, las bodegas buscan achicar el número de personas que mantienen como estructura fija y generalizar los puestos, sobre todo en aquellos establecimientos más pequeños.

En estos casos, los empresarios buscan profesionales con experiencia más generalista, que les permitan mayor versatilidad frente a los cambios, y que puedan vender, administrar la compañía, que estén a cargo de la operativa, etc. Caselles, contó que esto está relacionado con el objetivo de simplificar las estructuras, más allá de los recortes.

En este caso, el directivo de Morchio y Asociados, también reconoció que "se han unificado funciones en una posición a fin de reducir costos. Mientras que si hay alguna salida voluntaria de una persona de un puesto gerencial la posición no se cubre y las tareas se distribuyen entre sus pares".

La directora de Zona Cuyo de Adecco Argentina agregó que las bodegas también buscan la eficiencia a través de capacitación del personal actual, y que la misma persona pueda afrontar distintas tareas. "El caso más habitual es que el mismo personal de fraccionamiento haga también el mantenimiento de la maquinaria y colabore con las tareas de bodega durante la temporada de vendimia".

"Por el contrario -continuó Caselles- las bodegas de mayor tamaño, que son las que han ajustado más su estructura de personal y las que han mostrado una caída fuerte en la oferta de nuevos puestos de trabajo, tienden a buscar personal muy puntual, cubriendo posiciones muy específicas".

Desde Manpower, el directivo acentuó que entre los pedidos que cayeron, se destacan los operarios de bodega y comercio exterior.

Además aparece un nuevo fenómeno. Ante el cepo cambiario y las reglas poco claras por parte del Gobierno, las inversiones extranjeras y nacionales han caído, no sólo en la apuesta de nuevos desarrollos, sino también en la implantación de nuevos viñedos. Por lo que los obreros de fincas se han visto también afectados.
Por otro lado, Podestá  aclaró que "hay algunos puestos que se han reactivado y están con gran demanda y son los relacionados a optimizar costos, con el objetivo de que revisen estructuras y rediseñen los procesos en busca de la eficientización".

Los sueldos aumentan menos que la inflación

En un tire y afloje durante varios años, los empresarios que se encuentran fuera de convenio siempre han sido los más perjudicados. En general los sueldos han aumentado, pero en la mayoría de los casos por debajo de la inflación, sobre todo en los puestos gerenciales.

En las paritarias vitivinícolas, pautadas a comienzos de año (abril) la Federación de Obreros y Empleados Vitivinícolas y Afines (Foeva) y el sector empresario de las provincias de Mendoza y San Juan, llegaron a un acuerdo en dicho momento del 25% de incremento en doce meses, y alrededor de un 18% para lo que restaba del año 2012, gracias a la suma de un aporte no remunerativo que se realizó en dos partes, cumpliendo así con los límites pedidos desde el Gobierno Nacional para los acuerdos salariales de 2012. De esta forma, el incremento fue paulativo, registrándose una suba del 5% durante el primer semestre del año, a lo que se sumó una cifra no remunerativa de $400. Entre agosto y diciembre se sumará un aumento del 6% junto con otros $350 no remunerativos, concluyendo en febrero de 2013 con el incremento del 25% pautado.

Sin embargo, el panorama de los puestos jerárquicos y profesionales no es el mismo, ya que en la mayoría de los casos crece menos que los amparados por gremios.

Según indicaron desde las empresas de Recursos Humanos se preveía para este año subas del 24% en estos cargos, pero por la desaceleración económica los aumentos han llegado en un promedio del 20%.

Morquio remarcó que "los sueldos se encuentran estables en valores nominales desde hace meses. Ello significa su caída en términos reales".
Frente a esto, lo que también se percibe es un achatamiento en la pirámide salarial (no hay tanta diferencia entre el ingreso de un operario de bodega y un puesto jerárquicos) y una tendencia a una mayor variabilidad de los sueldos en general en función de objetivos o resultados.

Laura Saieg
lsaieg@areadelvino.com

=

Expectativas 2013

Aunque la industria del vino es optimista, la realidad es que esta no va a escapar a la realidad económica del país. El cepo continuará, al igual que las trabajas a las importaciones, y los retrasos en la recuperación del IVA y la devolución de los reembolsos a las exportaciones no tienen una solución clara y rápida hasta el momento. Sumado a esto, algunos pronósticos indican que en 2013 mostrará una inflación récord que superaría el 25%.

Según la publicación Latinfocus Consensus -que reúne las estimaciones de los principales estudios y bancos de la city-, la tasa de inflación para el próximo año sería del 27%.
En este contexto, para nada alentador, "es que la demanda de personal o las proyecciones para la creación de nuevos puestos se observa con mucha cautela y prudencia para el 2013", explicó Caselles.

Por su parte, Podestá puntualizó que "el panorama será distinto cuando las inversiones vuelvan a estar presentes y las bodegas logren recuperar mercados y ventas perdidas".
Desde Adecco, consideraron que el 2013 tendrá un comportamiento similar al 2012, tanto en la demanda de personal como en los tipos de perfiles, en función a los ciclos habituales de la industria.

Asimismo, Morchio asentó esta situación indicando dependiendo de las medidas económicas a nivel nacional es como el mercado laboral seguirá. "Si el gobierno Nacional no favorece el crecimiento de la industria, lógicamente no habrá incremento de la demanda".

=