17/05/2012

¿Qué se busca a la hora de contratar un enólogo?

En la demanda laboral se prioriza la actitud pro-activa y la capacidad de mando. Conozca qué valoran más las bodegas.

María José Merino
mjmerino@areadelvino.com



Hoy existe en el mercado laboral una clara tendencia a priorizar capacidades y habilidades "actitudinales" (la pro-actividad) y "procedimentales" (su capacidad de procedimiento), en los jóvenes enólogos, más que sus conocimientos técnicos.

Este dato surge de un estudio realizado por el Lic. Daniel Gallardo y la Brom. Carina Rosales quienes dieron una conferencia acerca de la "Demanda Laboral Vitivinícola" en el ciclo organizado por el Instituto Nacional de Vitivinicultura.

Más allá de los conocimientos técnicos que pueda haber obtenido el profesional en su formación, académica, muchas bodegas consultadas afirmaron que es más útil capacitar en estos aspectos a profesionales que muestren una actitud pro-activa, capacidad de mando, que sepan razonar y ser prácticos en la resolución de problemas, así como también saber vincularse en los mandos medios.

Agregaron que estas habilidades se aprenden con el tiempo. Las capacidades procedimentales más resaltadas mencionadas en el estudio son: "conocer las variedades de las uvas y sus enfermedades, saber controlar la fermentación, ser buen analista y desarrollar un buen trabajo en el laboratorio".

A la hora de validar los resultados se tomaron dos grupos focales: los egresados del IES 9-015 "Valle de Uco" que se encuentran trabajando en alguna de las bodegas seleccionadas y los alumnos del último año que realizaron las prácticas profesionales en las bodegas.

En cuanto a las capacidades "disciplinares" se observó que los enólogos están muy bien capacitados en su materia. En cuanto a la actitud, lo más valorado es "aprender del error y solucionar los problemas con los recursos que cuentan las bodegas de la zona". De todos modos los mismos alumnos sienten que ésa es su mayor falencia.

Respondiendo a los interrogantes que dieron inicio al estudio, las capacidades que más exige la industria y valora son las actitudinales, transformándose así en factor fundamental para el ingreso a dicho mercado.

 

María José Merino
mjmerino@areadelvino.com

=

El estudio

Dentro del ciclo de los Foros de Capacitación Vitivinícola de todos los jueves, que organiza el INV, el Lic. Daniel Gallardo y la Brom. Carina Rosales brindaron detalles del  Estudio de la Demanda Laboral Vitivinícola: Caso Valle de Uco.

Este estudio comenzó en el año 2008/09. Surge a partir de dos interrogantes; ¿qué capacidades exige el mercado laboral? y ¿cuáles prioriza la industria vitivinícola en su selección personal? Definiendo como capacidad a lo que tiene una persona para cumplir con una determinada tarea, saber hacer y saber ser. Estas capacidades pueden ser disciplinares, procedimentales y actitudinales.

A partir de esto se plantearon un objetivo claro: "Identificar y describir las capacidades profesionales y técnicas exigidas por la demanda laboral del sector vitivinícola en el Valle de Uco; Tupungato, Tunuyán y San Carlos.

Se analizaron diferentes criterios y opiniones acerca de los trabajadores de la industria, tomando como referencia una muestra significativa no aleatoria (33% de las bodegas inscriptas en el Valle de Uco que corresponden a 20 bodegas de 60).

=